Brasilia. El ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, negó este jueves que el país haya llegado a un acuerdo para comprar los aviones caza Rafale con la fabricante francesa Dassault.

Jobim, que habló durante un evento en la capital Brasilia, aseguró que el gobierno aún no ha tomado una decisión en cuanto a una licitación para adquirir aviones militares.

Un periódico local informó previamente que Brasil había acordado un precio para adquirir y ensamblar 36 cazas Rafale.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva se decidió por el Rafale después que Dassault redujo el precio total de US$8.200 millones a US$6.200 millones, dijo el diario Folha de Sao Paulo, sin especificar cómo obtuvo la información.

Los otros dos competidores en el proceso de oferta, son la sueca Saab con su aeronave Gripen NG y la estadounidense Boeing con el F-18. Dassault declinó a realizar comentarios.

El Ministerio de Defensa de Brasil dijo que aún no concluye un informe sobre el proceso de oferta en el que detalla su recomendación a Lula.

Un portavoz en la oficina del presidente no realizó comentarios.

Un miembro del gabinete brasileño dijo a Reuters el mes pasado que Lula escogería los cazas Rafale pero que aún quería negociar un menor precio.

El mayor país de Latinoamérica busca una generosa oferta de transferencia de tecnología y de ensamblaje local. El negocio podría aumentar a más de 100 aeronaves.

Incluso con el supuesto descuento, el precio del Rafale superaría el de US$ 5.700 millones de Boeing y de US$4.500 millones de Saab, afirmó Folha.

Brasil firmó un acuerdo de defensa estratégico con Francia por miles de millones de dólares, incluyendo el ensamblaje local de helicópteros y submarinos convencionales y nucleares.