San Salvador, EFE. Las principales pandillas salvadoreñas han fortalecido sus relaciones con el narcotráfico aprovechando la "tregua" entre ellas que ha bajado los homicidios desde 2012, reconoció el ministro de Seguridad, Ricardo Perdomo, en una entrevista publicada este jueves.

En declaraciones al diario La Prensa Gráfica, Perdomo también admitió que el pacto entre las pandillas, conocidas como "maras", ha causado "una disminución importante de homicidios, pero no se paran las extorsiones y no se paran los niveles de violencia hacia la población".

El funcionario indicó que a medida que ha avanzado la "tregua" entre la Mara Salvatrucha y la Mara 18, desde marzo de 2012, estos grupos "han incrementado su accionar en la narcoactividad".

"Indiscutiblemente hemos tenido evidencias de eso. Hemos tenido evidencias de que en el período este de la tregua, si bien es cierto bajaron los homicidios y lograron entendimientos (entre las maras), pero al problema de la pandilla se le sumó el problema de los deportados" desde Estados Unidos "que tienen vínculos con ilícitos (y) sí vienen con vínculos con grupos de la narcoactividad", expuso.

"Antes de la tregua venían ellos ya operando. En la zona costera ya teníamos nosotros algunas evidencias que estaban iniciando su participación en movimiento de droga hacia Guatemala", refirió el funcionario en relación a un grupo ligado con la Mara Salvatrucha.

Perdomo reiteró que el gobierno salvadoreño no ha negociado con las pandillas para que bajaran los homicidios y que apoya las consecuencias positivas del pacto, consistente en que sus miembros no se maten entre sí.

"Había grupos que ya estaban incursionando (en el narcotráfico), y de hecho lo están haciendo", agregó.

Perdomo reiteró que el gobierno salvadoreño no ha negociado con las pandillas para que bajaran los homicidios y que apoya las consecuencias positivas del pacto, consistente en que sus miembros no se maten entre sí.

"Pueden haber efectos positivos y negativos, nosotros consideramos tomar los positivos", expresó.

Sin embargo, también criticó que "un acuerdo sobre la vida de los salvadoreños no puede estar en manos de dos grupos que están al margen de la ley", sino que "la verdadera sostenibilidad la da un pacto social" para buscar que termine la violencia en el país.

Perdomo reiteró que el repunte de homicidios que hubo entre finales de junio y principios de julio obedeció a un plan de "expansión territorial" en la Pandilla 18, que también propició ataques a miembros de la Mara Salvatrucha.

Los homicidios han disminuido en alrededor del 52% por la "tregua" desde marzo de 2012 y su promedio diario pasó de 14 a entre cinco y seis, según las autoridades, que también sostienen que desde entonces han habido al menos cinco días sin asesinatos en el país.

Sin embargo, en lo que va de julio el promedio diario de homicidios es de 8,9, señaló a la prensa el director de la Policía, Rigoberto Pleités.