El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó este sábado que agentes de inteligencia de Estados Unidos acceden a los correos electrónicos de las "máximas autoridades" de su país, aunque precisó que él no usa esa forma de comunicación.

"Hemos encontrado (que) esos agentes de inteligencia de Estados Unidos tienen correos electrónicos de nuestras máximas autoridades de Bolivia", dijo Morales en un discurso en un pueblo andino.

La información sobre el supuesto acceso a correos electrónicos de las autoridades bolivianas, según Morales, fue obtenida este viernes "gracias a algunos amigos presidentes", con los que se reunió en la cumbre semestral del Mercosur, celebrada en Montevideo.

"Yo, antes de ser presidente tenía mi correo electrónico. Algunos hermanos me han recomendado 'Evo no uses' y he cerrado, les he hecho caso, felizmente", dijo el mandatario en su discurso.

El gobernante también sostuvo que Estados Unidos gasta cada año US$75.000 millones en inteligencia y para ilustrar el tamaño de esa cifra ante sus seguidores campesinos e indígenas, la comparó con los US$14.000 millones que tiene Bolivia en total como una reserva monetaria internacional en el Banco Central.

"¿Saben cuánto gastan en inteligencia? (Cada) año gastan US$75.000 millones para hacer seguir a todos, para pinchar los teléfonos", apuntó el mandatario, quien además contrastó ese gasto en espionaje con la pobreza que, a su juicio, persiste en EE.UU.

Morales refirió al tema a propósito del caso Edward Snowden y del apoyo que como mandatario obtuvo del Mercosur por la "ofensa" que sufrió la semana pasada cuando cuatro países europeos, según ha denunciado, pusieron trabas a su retorno a La Paz desde Moscú por la sospecha de que llevaba a bordo de su avión al exanalista de la CIA.

Los jefes de Estado y de Gobierno del Mercosur cerraron su cumbre en Montevideo con una declaración en la que rechazaron el presunto espionaje de EE.UU. en la región y la "ofensa" a Morales.

Los países del Mercosur también acordaron llamar a consultas a sus embajadores en España, Francia, Italia y Portugal para que informen sobre las decisiones que obligaron a aterrizar en Viena el 2 de julio al avión de Morales.

El mandatario agregó que con sus colegas del Mercosur debatió sobre el supuesto espionaje, control, seguimiento que realiza EE.UU., no solo a "gobiernos antiimperialistas", sino también a sus aliados.

Dijo estar convencido de que el espionaje estadounidense es para justificar intervenciones con el propósito de dominar países para ejercer un control sobre los recursos naturales de las naciones.

También consideró que Snowden, al que Bolivia ofreció asilo, no ha cometido "ningún delito" porque hizo las denuncias sobre el programa de espionaje que hace su país para "el bien de la humanidad".

Morales agregó que Estados Unidos hace "amenazas" a los países que como Bolivia ofrecen asilo al exanalista, pero remarcó que Washington no tiene moral para hacer críticas porque el territorio estadounidense "es una cueva de delincuentes".

En ese sentido, citó el caso de Luis Posada Carriles, reclamado por Venezuela, que pidió su extradición en 2005 a EE.UU. para que responda ante la Justicia por la voladura de un avión de Cubana de Aviación en 1976 con 73 personas a bordo.

También el caso del expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003), acusado en Bolivia en un juicio por su supuesto genocidio, pero que radica Estados Unidos, país que no ha dado respuesta a la petición de extradición de La Paz.