La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, felicitó el lunes al empresario Sebastián Piñera por su victoria en la elección presidencial del domingo en Chile y dijo estar dispuesto a continuar el diálogo entre ambos países e inclusive establecer relaciones diplomáticas.

Morales habló de fortalecer las "relaciones diplomáticas" entre La Paz y Santiago, pese a que éstas están rotas desde hace más de 30 años, a causa de la demanda boliviana de recuperación de una salida soberana al océano Pacífico, que perdiera en una guerra con Chile en el siglo XIX.

"Lo más importante es que los pueblos decidan democráticamente la elección de sus autoridades, por tanto nuestro respeto a esa vocación democrática del pueblo chileno", dijo el gobernante boliviano, quien jurará este viernes para su segundo mandato consecutivo.

"El gobierno boliviano siempre mantendrá relaciones diplomáticas con todo el mundo, no importa de qué partido, o tendencia ideológica sean los nuevos presidentes (...), qué mejor tener relaciones con un país vecino como Chile", agregó.

Morales tuvo una fluida relación con la presidenta saliente de Chile, Michelle Bachelet, aunque el desarrollo de una agenda de diálogo de 13 puntos no dio frutos conocidos sobre dos de los temas más importantes, la llamada "reivindicación marítima" y una eventual reanudación de relaciones diplomáticas.

El presidente boliviano felicitó a Piñera, aunque refiriéndose sólo "al presidente del partido que ganó estas elecciones" en Chile y postuló "que las relaciones diplomáticas, las relaciones de amistad de pueblo a pueblo se fortalezcan no solamente con Chile sino con Latinoamérica y todo el mundo".

Morales, un estrecho aliado del líder izquierdista venezolano Hugo Chávez, minimizó el impacto de la próxima asunción de Piñera en el mapa político regional, marcado en la última década por el advenimiento de varios gobiernos socialistas.

"Hay muchas tendencias socialistas en Latinoamérica: socialistas antiimperialistas y socialistas pro capitalistas (...), no tengo por qué hacer calificaciones a presidentes o gobiernos de distintos países, pero si estoy convencido que hay una rebelión de los pueblos, de los movimientos sociales contra el capitalismo, eso es imparable", dijo.