La Paz, Xinhua. El presidente de Bolivia, Evo Morales, se reunirá este jueves con sus colegas de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), tras su arribo a Bolivia desde Rusia al cabo de una odisea que incluyó el bloqueo aéreo de la aeronave presidencial en países europeos.

La aeronave, un Falcon Dassault con matrícula FAB-001 fabricado en Francia, aterrizó cerca de las 00:00, hora local (0400 GMT) del jueves, luego de un periplo de 17 horas que incluyó paradas técnicas en las islas Canarias (España) y en Fortaleza (Brasil).

Portugal, Italia y Francia impidieron que el avión presidencial, que transportaba a Morales y su comitiva en un periplo iniciado en Rusia y con destino a Bolivia, usara su espacio aéreo, lo que obligó a un aterrizaje en Viena, donde estuvo al menos 14 horas en espera de reanudar el vuelo.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), el Parlamento Andino y la Secretaría Iberoamericana repudiaron el incidente.

"Siento (que) es una abierta provocación a los pueblos de Sudamérica. Nunca nos van a amedrentar", dijo Morales sobre el incidente en Europa, y tras recibir honores militares.

"Seguramente el imperio y sus sirvientes han caído en eso, pero no es tiempo de imperios", afirmó.

El presidente boliviano en ejercicio, Alvaro García, informó que varios presidentes de Latinoamérica anunciaron su llegada a una reunión en Cochabamba, centro de Bolivia, con el objetivo de participar de un acto de desagravio por el "secuestro" del presidente Morales.

La reunión está prevista en horas de la tarde y atiende una iniciativa que surgió de varios presidentes y que anunció el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa.

Entre los mandatarios que asistirían figuran la presidenta de Argentina, Cristina Fernández; de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Uruguay, José Mujica.