La Paz. El presidente de Uruguay, José Mujica, llegó a Bolivia, donde se reunirá con su par Evo Morales para afianzar la relación bilateral y reflotar el grupo Urupabol, integrado también por Paraguay.

Mujica, que asumió la presidencia uruguaya el 1 de marzo, llegó a la ciudad central de Cochabamba procedente de Chile, donde acudió a la toma de posesión presidencial de Sebastián Piñera.

Este sábado, el ex guerrillero tupamaro cumplirá una recargada agenda junto al también izquierdista Morales con la intención de darle un nuevo impulso al Urupabol (acrónimo de Uruguay, Paraguay y Bolivia) un antiguo proyecto que se relanzó en octubre del 2008.

"Tenemos que hacer esfuerzos por estar cada vez más juntos en el marco de este continente (...) nos queda una deuda: la patria común, latinoamericana", dijo Mujica tras ser recibido por el canciller de Bolivia, David Choquehuanca.

Los mandatarios también debatirán la integración energética de sus países a través de un gasoducto que provea del gas boliviano a Paraguay y Uruguay.

Bolivia cuenta con la segunda reserva más grande de gas natural de Latinoamérica, detrás de Venezuela. Las exportaciones de dicho hidrocarburo son la principal fuente de divisas del país andino, aunque el año pasado retrocedieron en 38% a US$1.967 millones.

Brasil y Argentina son los principales importadores del gas boliviano.

Asimismo, Mujica ha expresado su disposición a la instalación de un puerto en el este de Uruguay para que sea utilizado por Bolivia.

A fines de marzo, el mandatario uruguayo tiene previsto viajar a Brasil y Venezuela y es posible que también visite Argentina.