Al menos 20 muertos y más de una veintena de heridos es el saldo de la tercera tragedia vial de envergadura en menos de una semana, que ocurrió este lunes en la región Lima (centro-oeste).

Un autobús interprovincial, con 55 pasajeros a bordo, se precipitó a un abismo de 150 metros de profundidad en el distrito de Quinocay, en la andina provincia limeña de Yauyos, presuntamente por fallas en el sistema de freno, informó la Policía Nacional del Perú (PNP).

En la lista de fallecidos figura el alcalde de Quinocay, Clemente Manta.

Los heridos, entre ellos cinco menores que oscilan entre los dos y 13 años de edad, vienen siendo evacuados al hospital regional de Cañete y a los centros de salud de Chilca y Mala, así como en casos de extrema gravedad al hospital María Auxiliadora de la capital peruana.

El vehículo quedó totalmente destrozado y las brigadas de rescate, conformadas por policías y bomberos, hacen denodados esfuerzos para extraer los cuerpos inertes.

El pasado viernes 28 de junio, el despiste y desbarrancamiento de una camioneta rural en la provincia de Huari, en la región noroccidental de Áncash, dejó 14 muertos y tres desaparecidos en las aguas del río Huachecsa.

Dos días antes, otro autobús interprovincial cayó en un barranco de más de 100 metros de profundidad, yendo a parar en el río Tarma, en la provincia de Chanchamayo, en la región Junín (centro), muriendo 44 de los pasajeros y permaneciendo aun desaparecidas tres personas.