Lima. El presidente peruano, Alan García, comenzó nuevamente otros focos de protestas contra su gestión en demanda de mejoras sociales, en un año en que comenzará la campaña electoral de cara a los comicios generales de 2011.

Los indígenas amazónicos del país, que han cobrado peso en el último año, amenazaron con nuevas manifestaciones en rechazo de un reciente informe oficial que los responsabilizó de la muerte de 34 civiles y policías durante una dura protesta en junio de 2009.

Por su parte, los gremios de transporte de carga en los puertos y de en vías terrestres alistan un paro desde el 19 de enero para rechazar la privatización del sector y un alza del precio de los combustibles, protesta que podría dejar hasta US$250 millones en pérdidas, según comerciantes locales.

García, cuyo gobierno tiene una aprobación de sólo 29% según una encuesta de diciembre, dijo la semana pasada que los apetitos políticos de sus adversarios provocarán este año una "crisis electoral", la cual afirma que superará con "éxito", al igual que la turbulencia económica global.

"No queremos otro enfrentamiento (...) el gobierno ha declarado la guerra a los pueblos amazónicos, vamos a seguir con nuestra resistencia", dijo el vicepresidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, Saúl Puertas, en una rueda de prensa.

Los nativos amazónicos reclaman la derogatoria definitiva y la revisión de algunas leyes que permiten la inversión privada en sus territorios, ricos en recursos naturales como petróleo, gas y madera, y que el Gobierno de García busca impulsar.

La protesta del año pasado fue por ese motivo y García tuvo que derogar algunas normas para socavar el conflicto, el peor que ha afrontado el presidente en casi cuatro años de mandato.

Para solucionar la crisis, el gobierno instaló una mesa de diálogo en busca de concertar el tema del desarrollo de la Amazonía, pero los indígenas dicen que allí no fueron escuchados.

Paro. En otra protesta que se avecina, los transportistas de carga en los puertos anunciaron un paro indefinido para la próxima semana en busca de rechazar un programa de concesiones a manos privadas de los terminales en el país.

Los transportistas de carga nacional terrestre protestarán esa misma fecha contra un alza en el precio de las gasolinas decretada recientemente por el gobierno, argumentando un avance del precio del crudo a nivel internacional. Reclaman que están perdiendo poco más de un millón de dólares diarios con las nuevas tarifas.

La Cámara de Comercio de Lima afirma que una protesta de ese tipo afectaría "severamente" a la economía del país, mientras que la Asociación de Exportadores -que reúne a los empresarios del sector- exhortó al gobierno a encontrar una solución para evitar el paro de transporte de carga.

Perú, cuya economía está basada en la exportación de materias primas, se alista para elegir en octubre a las autoridades municipales y regionales, en un proceso que servirá como un barómetro para los partidos políticos con miras a las elecciones presidenciales en los primeros meses del 2011.

García, que fue elegido a mediados de 2006 para un período de cinco años, no puede postular para una reelección inmediata, pero sí lo hará un miembro de su partido.

El alcalde de Lima, Luis Castañeda, lidera actualmente las preferencias electorales para la presidencia de Perú, con 23%, seguido por la hija del ex presidente Alberto Fujimori, la legisladora Keiko Fujimori, con un apoyo de 20%, según la firma Ipsos Apoyo.

En tercer lugar se ubica el nacionalista y cara más visible de la oposición, Ollanta Humala, con 11%.