Moscú. Un atacante suicida con bomba dejó dos policías rusos muertos e hirió a un tercero cerca del cuartel policial de una ciudad en la región de Ingusetia, en el Cáucaso Norte, dijeron funcionarios.

La explosión en Karabulak, a unos 20 kilómetros de Magas, la capital de la región, se produce luego de ataques suicidas en Moscú y en la región de Daguestán que dejaron más de 50 muertos durante la semana pasada.

"De acuerdo con información preliminar, un suicida con bomba provocó una explosión afuera de la estación de policía de la localidad", indicó un portavoz del Ministerio del Interior local.

"Dos policías murieron y uno resultó herido y ahora está recibiendo tratamiento en el hospital", agregó el portavoz.

Funcionarios señalaron que Karabulak fue sacudida por una segunda explosión en el lugar donde ocurrió el ataque suicida.

El temor a una nueva campaña de ataques explosivos se intensificó luego de que ese domingo se produjeron dos ataques simultáneos en una vía férrea en Daguestán, que según las fuerzas de seguridad estuvieron ligados a otros ataques.

Ingusetia sufre ataques casi todos los días contra los funcionarios del orden público, como parte de un aumento en la violencia en el Cáucaso Norte, una década después de la última de dos guerras en las que Moscú enfrentó a separatistas chechenos.

Las autoridades culpan por la violencia a milicianos islamistas, pero residentes locales y activistas de derechos humanos dicen que ésta es avivada entre otros factores por la corrupción gubernamental.

El miércoles, rebeldes chechenos reivindicaron la autoría de los ataques contra el metro de Moscú y amenazaron con más ataques contra ciudades rusas.