Durante el acto de traspaso de mando de la cartera por parte de Luis Alberto Echazú, el nuevo ministro boliviano de Minería, Milton Gómez, se refirió al tema de las acusaciones recibidas en su contra por un supuesto desfalco cometido cuando era el encargado en la Caja Nacional de Salud (CNS).

En términos legales, Gómez afronta una querella por parte de dicha institución por desfalco económico durante el período en el cual estuvo a cargo.

 "Los compañeros con los que he trabajado saben cómo trabajo yo. (Es) imposible que Milton Gómez se meta en un acto de corrupción, que quede bien claro eso. No firmé ningún contrato, no firmé ningún cheque, entonces, las cosas tienen que aclararse", afirmó Gómez, según declaraciones reproducidas por La Jornada.

Por su parte, el funcionario sostuvo que está dispuesto a someterse a una investigación para aclarar las cosas. Aún más, aseveró que es capaz de retirarse “políticamente” si se llegasen a comprobar tales acusaciones.

"Si hay un problema, está en manos de la Justicia. De acuerdo con la investigación (...) lo que tiene es responsabilidad administrativa. No es que haya robado Milton Gómez, eso me han informado", afirmó Morales en una conferencia de prensa al ser preguntado por este asunto.

Por su lado, horas antes, el jefe de Estado boliviano dijo tener confianza en su nuevo ministro de Minería, destacando su labor como rector de la Universidad del Siglo XX, un proyecto de los trabajadores mineros de Bolivia.

De esta forma, Morales dejó "en manos de la Justicia" la supuesta demanda contra el ministro, que juró su cargo el pasado sábado junto al nuevo gabinete de gobierno.