La Paz. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, desea impulsar el diálogo y la cooperación con Bolivia, dijo una funcionaria estadounidense de alto rango, en lo que sería un nuevo paso de acercamiento desde una expulsión mutua de embajadores en 2008.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos están en crisis desde hace más de un año, cuando el presidente Evo Morales expulsó al embajador y a la agencia antidrogas norteamericanos, acusándolos de injerencia en la política interna.

"En Estados Unidos el presidente está haciendo lo posible para cambiar los temas de antes (...) y por eso él me pidió venir aquí hoy día y esperar también mañana para celebrar con ustedes (los bolivianos) y ojalá empujar este diálogo y cooperación dentro de nuestros países", dijo en conferencia de prensa la secretaria del Trabajo estadounidense, Hilda Solís.

La funcionaria, quien encabeza una delegación de su país para asistir este viernes a la asunción del segundo mandato de Morales, se reunió con el canciller David Choquehuanca.

"Yo sé que el presidente (Obama) siempre habla de que quiere abrir las puertas para conocernos mejor y yo vengo humilde aquí para conocerlos a ustedes y, ojalá, (...) que ustedes también quieran hablar y cooperar con nosotros", afirmó.

Solís elogió el proceso que impulsa Morales en Bolivia, donde puso fin a años de inestabilidad política y abrió las puertas del poder a la hasta entonces relegada mayoría indígena.

"Nuestra relación con Bolivia es muy importante y como he expresado al canciller boliviano, mantenemos el compromiso de continuar el trabajo de hacer nuestros lazos por generaciones futuras más fuertes, como naciones independientes, bajo el principio del respeto y buscando la meta de un mundo más justo, más democrático y pacífico", afirmó.

"Nuestro deseo es que este proceso permita a Bolivia alcanzar su desarrollo con el carácter inclusivo y democrático que el Gobierno del presidente Morales siempre ha proclamado", sostuvo Solís.

Tras la acción de Morales, Washington replicó expulsando al embajador altiplánico de Estados Unidos y puso a Bolivia en una lista negra de países que supuestamente no colaboran en la lucha contra el narcotráfico y la excluyó de un programa de preferencias comerciales andinas conocido como Atpda, que tiene con Colombia, Ecuador y Perú.

A mediados de diciembre, la Cámara de Representantes estadounidense mantuvo al margen a Bolivia de una ampliación, hasta diciembre de  2010, del Sistema Generalizado de Preferencias (GSP, por sus siglas en inglés) y del Atpda.