Fairfax, Estados Unidos. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el viernes que espera una difícil votación este fin de semana del proyecto de reforma a la salud, pero los demócratas se aprestaban a hacer historia con el pronunciamiento de la Cámara de Representantes.

"En este preciso momento estamos en el punto en donde vamos a hacer algo histórico este fin de semana", dijo Obama a una ruidosa audiencia en la Universidad George Mason, mientras líderes demócratas del Congreso se esforzaban por reunir apoyo para el plan de reforma la industria médica de US$2,5 billones.

Tras más de un año de intenso debate, se espera que la cámara vote el domingo una drástica reforma al sistema de asistencia médica, que apunta a extender la cobertura de seguros a 32 millones de estadounidenses que actualmente carecen de este servicio.

"Si esta votación fracasa, la industria de seguros continuará causando estragos. Ellos seguirán negando cobertura a las personas", dijo a la manifestación. "Ellos continuarán aumentando el precio de primas 40%, 50% o 60%, como lo han hecho en las últimas semanas", agregó.

Oposición. El proyecto ha enfrentado fuerte oposición republicana. "Por eso están invirtiendo millones de dólares en anuncios negativos. Por eso es que están haciendo todo lo que pueden para matar este proyecto", precisó el mandatario en un apasionado discurso. "El momento para reformar es ahora", agregó.

Obama y sus pares demócratas están luchando para asegurar suficientes votos de su partido, el cual tiene una mayoría de escaños en ambas cámaras del Congreso, para lograr su aprobación.

Los republicanos dicen que el proyecto es demasiado costoso en un momento en que el país tiene grandes déficits presupuestarios y representa una intromisión injustificada del gobierno en las relaciones de los estadounidenses con sus proveedores de asistencia médica.

"Se que este ha sido un viaje difícil. Se que esta sera una votación difícil. Se que todos están contando votos en este preciso momento en Washington", reconoció el mandatario demócrata."Vamos a lograr que esto se haga. Vamos a hacer historia", expresó a la multitud.

La muchedumbre de cerca de 8.500 partidarios vitoreó ruidosamente a Obama en el estadio de baloncesto de la universidad, pero también se pudo escuchar a algunos activistas anti reforma. Un grito aislado de "No al socialismo", también se pudo percibir entre la audiencia.

Varios manifestantes abandonaron el recinto tranquilamente después de haber sido identificados por los organizadores, pero una pequeña mujer ataviada con una colorida chaqueta tuvo que ser sacada a la fuerza, mientras gritaba, por un fornido oficial de seguridad.