Washington. El presidente Barack Obama prometió este lunes el apoyo de Estados Unidos al presidente de El Salvador, Mauricio Funes, para fortalecer las relaciones entre los dos países.

Obama, al hablar en la Casa Blanca en compañía de Funes, dijo que Estados Unidos quería ser un socio igualitario con El Salvador y otros países de la región.

"Queremos ayudar de todas las formas que podamos para asegurarnos que exista el crédito adecuado y la infraestructura y otras herramientas que aporten a la prosperidad de largo plazo en El Salvador", dijo Obama.

Obama resaltó que la mitad de las exportaciones de El Salvador son hacia Estados Unidos, mientras que un tercio de las importaciones del país centroamericano son estadounidenses.

"Hemos analizado formas para mejorar nuestra relación comercial”, señaló el mandatario estadounidense.

Obama, quien ha buscado mejorar sus relaciones con América Central y Sudamérica desde que asumió la presidencia, dijo que Estados Unidos aún estaba preocupado por temas de seguridad, tráfico de drogas y pandillas en la región.

"Los desafíos de seguridad obviamente están conectados con los desafíos económicos de la región y queremos apoyar no sólo en el abordaje de esos síntomas, que vemos en términos del delito, sino también en las raíces que los causan", sostuvo.

Funes asumió en junio con la promesa de romper con el pasado de un país golpeado por una guerra civil.

El gobernante salvadoreño, quien elogió a Obama en su discurso inaugural, dijo que esperaba que Washington se convirtiera en un socio estratégico para ayudar a combatir los problemas del narcotráfico y el crimen organizado.

"Definitivamente no podemos culpar a Estados Unidos por la situación en la que estamos", sostuvo.

"En cambio, estamos buscando que Estados Unidos se convierta en un socio estratégico, como lo dijo el presidente Obama; no un socio mayor o menor, sino un socio igualitario y un socio eficiente", agregó.

Funes, un ex periodista de televisión que se autodenomina como izquierdista moderado, encabezó una campaña pronegocios y proestadounidense del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, un profundo cambio desde la Guerra Fría, cuando los líderes rebeldes del grupo combatieron al Gobierno de derecha, que fue armado por Estados Unidos.