Honolulu. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el viernes que parece que el sospechoso que intentó detonar una bomba en un avión que viajaba a Detroit el día de Navidad era miembro de Al Qaeda y fue entrenado y equipado por la red de milicianos islamistas.

Defendiendo los esfuerzos contra el terrorismo de su Gobierno, Obama dijo que recibió los resultados preliminares de la revisión que ordenó a los procedimientos de inspección en los viajes aéreos y a un "sistema de lista de observación de terroristas" y que espera los resultados finales en los próximos días.

Obama, quien se encuentra de vacaciones en Hawái, ha pedido un estudio inmediato de lo que llamó "errores humanos y sistémicos" que permitieron que el nigeriano de 23 años Umar Farouk Abdulmutallab subiera en un avión desde Amsterdam a Detroit el 25 de diciembre, supuestamente llevando explosivos en su ropa.

"La investigación sobre el incidente del día de Navidad continúan, y estamos aprendiendo más sobre el sospechoso", dijo Obama en su discurso semanal por radio e internet, dado a conocer el viernes.

"Parece que él se unió a un afiliado de Al Qaeda, y que ese grupo -Al Qaeda en la Península Arábiga- lo entrenó, lo equipó con esos explosivos y le ordenó atacar el avión con rumbo a Estados Unidos", dijo Obama.

Los comentarios del presidente son los más explícitos hasta la fecha a la hora de relacionar al sospechoso con el grupo Al Qaeda.

Los republicanos han acusado a Obama, un demócrata, de manejar mal el incidente y de no hacer suficiente para evitar ataques contra Estados Unidos.

El presidente utilizó gran parte de su discurso para delinear las acciones de su Gobierno para mantener al país seguro, incluido el retiro de tropas desde Irak, el envío de soldados adicionales a Afganistán y el fortalecimiento de las relaciones con Yemen, donde el sospechoso pasó tiempo antes del ataque.

Los republicanos ha descrito a Obama como alguien débil en temas de seguridad nacional y planean presionar sobre el tema antes de las elecciones legislativas de noviembre, cuando desafiarán el control que los demócratas tienen de ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos.

El ex vicepresidente Dick Cheney ha liderado la ofensiva, acusando a Obama de pretender que Estados Unidos no está en guerra.

Obama, sin nombrar a Cheney, respondió a esas críticas directamente, afirmando que utilizó la palabra "guerra" en su discurso inaugural cuando asumió el poder hace casi un año.

"Ese día también dejé en claro que nuestro país está en una guerra contra una red de violencia y odio de gran alcance, y que haremos lo que sea necesario para vencerlos y defender nuestro país", dijo Obama. "Y no se equivoquen, eso es exactamente lo que hemos estado haciendo", agregó.

Atención en Yemen. Obama, quien reiteró su advertencia de que cualquiera involucrado en el ataque del Día de Navidad sería hecho responsable, dijo que Estados Unidos ha tenido éxito al ayudar a Yemen en su lucha contra Al Qaeda.

"Hice una prioridad el fortalecer nuestra sociedad con el gobierno yemení -entrenar y equipar a sus fuerzas de seguridad, compartir inteligencia y trabajar con ellos para atacar a los terroristas de Al Qaeda", declaró.

"E incluso antes de Navidad, habíamos visto los resultados. Se ha atacado campos de entrenamiento, se han eliminado líderes, se han frustrado conspiraciones", agregó.

Funcionarios antiterrorismo y de inteligencia de Estados Unidos, hablando esta semana bajo condición de anonimato, dijeron que las agencias de espionaje recibieron importante información sobre Abdulmutallab, y sobre las intenciones de los lideres de Al Qaeda en Yemen, en los meses previos al fallido ataque.

La atención nacional en los errores de seguridad a cerca de ocho años de los ataques del 11 de septiembre del 2001 contra Nueva York y Washington está compitiendo con las prioridades domésticas de Obama, como la creación de empleos y la reforma al sistema de salud.

Obama ha programado a los jefes de inteligencia de Estados Unidos a una reunión la próxima semana en la Casa Blanca para discutir cómo prevenir que se repita el intento de detonar una bomba en un avión.

El jueves, recibió los hallazgos preliminares de las revisiones que ordenó.

"He ordenado a mi asesor antiterrorismo y de seguridad nacional en la Casa Blanca, John Brennan, que lidere el avance de estas revisiones y que me presente los resultados finales y recomendaciones en los próximos días", declaró Obama.