Londres. El líder del principal partido de la oposición de Gran Bretaña dijo el domingo que el gobernante Partido Laborista fue débil en su respuesta a las últimas huelgas, debido a que depende de los fondos de los sindicatos de cara a las próximas elecciones.

Agregó que una huelga en British Airways y planes para realizar en abril la primera paralización nacional ferroviaria de Gran Bretaña en 16 años son vergonzosos para el primer ministro, Gordon Brown, quien enfrenta una elección parlamentaria el 6 de mayo.

Los laboristas reciben gran parte de su financiamiento de sindicatos, incluyendo Unite, que representa al 90% de los 12.000 tripulantes de cabina de BA.

"Creo que hemos visto una cierta debilidad del primer ministro en respuesta a estas disputas de la industria". dijo el líder conservador, David Cameron, a BBC televisión. "Creo que los sindicatos han olido debilidad en el Gobierno y esa es una de las razones por las que estamos viendo tantas huelgas", agregó.

La tripulación de cabina de BA está en el segundo día de una huelga de cuatro jornada, la segunda paralización de este mes de una amarga disputa que ha costado a la aerolínea millones de libras esterlinas y daños a su reputación.

"Si la gente quiere ir a trabajar debería ser apoyada en lugar de que tener un primer ministro que se sienta en la valla, yo diría, en parte porque está en deuda con los sindicatos y son tan dependientes por todo el dinero y todo lo demás que va con ello", expresó Cameron.

El secretario de Escuelas, Ed Balls, dijo que era un "completo y total disparate" que el Partido Laborista haya huído ante la idea de tomar acciones severas.

"Un gobierno que dice a la gente 'cruce los piquetes, confrontación', el enfoque de (Margaret) Thatcher de la década de 1980, que David Cameron asume, es regresar a los malos viejos tiempos, de días perdidos en huelgas", dijo Balls a la BBC, refiriéndose la ex líder conservadora que estuvo inmersa en una batalla con los sindicatos por cierres de minas.

El gobierno ha instado a las dos partes a regresar a la mesa de negociación, que el sindicato y la administración de BA apoyan, pero ninguna fecha ha sido fijada y el sábado el grupo advirtió de más huelgas posibles después del período de Pascuas.