Caracas. La oposición venezolana denunció este miércoles una nueva maniobra del gobierno para obtener ventaja en los comicios legislativos de septiembre, luego de que la autoridad electoral aprobara unos polémicos cambios a los circuitos de votación.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, defendió en la noche del martes la modificación de las circunscripciones electorales en ocho estados, cinco de los cuáles son gobernados por la oposición, asegurando que se aplicaron criterios técnicos.

Sin embargo, los detractores del gobierno del presidente Hugo Chávez aseguran que los cambios están diseñados para diluir el voto opositor, dividiendo o eliminando circuitos electorales en zonas urbanas donde la tendencia perjudicaría al mandatario.

"Estas entidades han sido expresamente alteradas para intentar ganar con menos votos", dijo Enrique Márquez, vicepresidente del partido opositor Un Nuevo Tiempo.

Chávez, con 11 años al frente del país petrolero, ha sido acusado recurrentemente por sus adversarios de manipular los procesos y normativas electorales a su favor, e incluso de cometer fraude para mantenerse en el poder.

Los cambios alteran el mapa electoral en las entidades donde se elige en torno al 40% de los 165 diputados que conformarán la Asamblea Nacional, controlada actualmente por los seguidores de Chávez después de que la oposición se retirara de los comicios del 2005 alegando falta de garantías.

"En el pasado denuncié que las campañas electorales no son entre iguales, sino entre contendientes que compiten en condiciones diferentes: unos en una pista de 100 metros planos y otros en una carrera con obstáculos", cuestionó Vicente Díaz, un rector electoral vinculado a la oposición.

Chávez necesita controlar dos tercios del cuerpo legislativo para mantener la velocidad en su controvertido plan de implantar un Estado socialista en el país de 28 millones de habitantes, donde ha nacionalizado amplios sectores de la economía.

Sin embargo, una alta inflación, constantes cortes en el suministro de agua y luz, y una reciente devaluación podrían impactar en su popularidad en medio de la fuerte recesión que atraviesa la nación sudamericana.