Asunción, EFE. La Fiscalía de Paraguay concluyó este miércoles que la muerte del ex general y candidato presidencial paraguayo Lino Oviedo el pasado 2 de febrero se debió a un accidente por desorientación del piloto de su helicóptero y descartó que existan "responsabilidades penales".

"La desorientación espacial del piloto fue consecuencia de una tormenta severa y el viento fuerte que desestabilizó la máquina y produjo la caída violenta al suelo", explicó en rueda de prensa el fiscal adjunto, Federico Espinoza.

Oviedo, candidato presidencial de Unace (Unión Nacional de Ciudadanos Éticos), para las elecciones generales del pasado 21 de abril, perdió la vida junto a su guardaespaldas y el piloto del helicóptero en el que viajaban a Asunción de regreso de un mitin en Concepción.

Espinoza dijo que, según el informe pericial final elaborado por la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), "no hubo explosión ni incendio del aparato ni antes ni después de la caída" y que "se descarta por completo" que la aeronave sufriera un atentando.

Según relató del fiscal, el piloto despegó el helicóptero de la ciudad de Concepción la noche del 2 de febrero de 2013, a pesar de los avisos de "tormenta severa", y se precipitó a tierra 27 minutos más tarde desde una altura de unos 1.000 metros cuando volaba a unos 200 kilómetros por hora.

El piloto se desvío de su ruta inicial para evitar la tormenta y se encontró con "fuertes vientos" de entre 120 y 140 kilómetros por hora, que desestabilizaron la aeronave.

De acuerdo con las conclusiones de la Dinac, la nave se estrelló "por pérdida de control" del piloto "debido a desorientación espacial".

Para Espinoza, "penalmente el Ministerio Público ya no tiene nada que hacer" pues "la responsabilidad penal es personal".

El informe de la Dinac recoge que, según testigos, el piloto "pudo haber sido presionado por uno de los pasajeros (en alusión a Oviedo), ya que ambos eran militares, uno en servicio activo y el otro retirado, éste último de una jerarquía superior al primero".

Pero también acota que "el poder de decisión sobre realizar o no el vuelo, en todos los casos corresponde al piloto al mando".

De acuerdo con las conclusiones de la Dinac, el piloto del helicóptero de Oviedo no contaba con iluminación y visibilidad suficientes para despegar y estaba alertado de la "inestabilidad atmosférica" en su ruta.

"El vuelo no debería haberse realizado en esas circunstancias ya que ni el fabricante ni el organismo (regulador) que certifica al fabricante la han homologado (a la aeronave) para operar en esas condiciones", dictaminó.

No obstante, la Dinac admite que habilitó la aeronave para realizar vuelos instrumentales, "sin tener en cuenta las limitaciones especificadas en el manual del fabricante".

El candidato presidencial de Unace murió en plena campaña para las elecciones generales y el día en que se cumplía el vigésimo cuarto aniversario del golpe que acabó con la dictadura de Alfredo Stroessner, en el que el entonces coronel Oviedo tuvo un papel protagonista.

Hasta 2007, cuando fue absuelto, la Justicia persiguió a Oviedo por su presunta participación en el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña (1999) y varios intentos de asonada, por los que pasó periodos de exilio, clandestinidad y cárcel.