Brado Pri Kranju, Eslovenia. Siete Estados de los Balcanes instaron este sábado en una cumbre a la Unión Europea (UE) a seguir comprometida con la ampliación del bloque, pero el rechazo de Serbia de asistir junto a un Kosovo independiente expuso profundas divisiones regionales.

Los líderes reunidos en Eslovenia también instaron a la UE a facilitar los requerimientos de visa para ciudadanos de países de los Balcanes occidentales.

Pero la ausencia de Serbia debido a una disputa por su ex provincia de Kosovo opacó la reunión, que tenía como objetivo revivir la cooperación regional entre Estados balcánicos que comparten la meta de incorporarse a la UE.

Sin embargo, el primer ministro de Eslovenia, Borut Pahor, dijo que las rivalidades históricas y complejidades de los Balcanes no eran el único obstáculo, porque la UE misma estaba dividida sobre cómo tratar a la región y particularmente a Kosovo.

"Estamos lidiando con una UE que subestima la oportunidad que esta región está dando al continente como un todo y a la UE", dijo Pahor en una conferencia de prensa después de la cumbre.

"No sería la primera vez que la UE no logra ver que este es un punto de avance (para la región), que examinaría problemas, se asustaría y se alejaría, dejando escapar la oportunidad", agregó.

La UE extendió viajes sin visas a ciudadanos de Serbia, Macedonia y Montenegro en noviembre del año pasado, pero mantuvo requerimientos de visa para ciudadanos bosnios y albanos. Revisará el tema a medidos de abril.