Brasilia. Los representantes de los 44 Estados miembros y nueve asociados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) solicitaron a la Secretaría de la CEPAL que en colaboración con otros organismos internacionales y regionales, elabore un conjunto más amplio de indicadores que reflejen la realidad propia de cada país, lo que permita detectar las principales necesidades existentes en cada nación, para que el criterio de renta media deje de ser un impedimento para participar en la asistencia oficial para el desarrollo.

Los integrantes del organismo se reunieron en Brasilia entre el 30 de mayo y 1 de junio para revisar las actividades del actual bienio y fijar las prioridades de su programa de trabajo para los dos años próximos.

En el encuentro compartieron en líneas generales el enfoque sobre el desarrollo propuesto en el principal documento de trabajo: “La hora de la igualdad. Brechas por cerrar, caminos por abrir”.

En este contexto, encargaron a la Secretaría Ejecutiva llevar a cabo estudios y elaborar propuestas de políticas públicas para el desarrollo económico y social bajo ese prisma, en estrecha colaboración con los encargados nacionales para la formulación de políticas.

El texto abordó la actual situación socio-económica en la región y los desafíos a mediano y largo plazo en cuanto a políticas macroeconómicas; la heterogeneidad estructural y brechas de productividad; las disparidades y convergencias territoriales; el empleo y la institucionalidad laboral; las brechas sociales y el rol del Estado y la fiscalidad.

Los representantes de los Estados manifestaron su deseo de que los gobiernos y actores políticos tomen más conciencia sobre la necesidad de desarrollar sistemas estadísticos nacionales que sean técnicamente independientes, imparciales y objetivos, asegurando recursos para fortalecer el marco legal e institucional que lo permita.

El programa de trabajo de la CEPAL para el bienio 2012-2013 aprobado durante el Período de Sesiones se centrará en aumentar la estabilidad macroeconómica y mejorar las políticas para reducir la vulnerabilidad y mitigar los efectos de las crisis económicas y financieras.

También reforzar el acceso de la región al financiamiento para el desarrollo; contribuir a mejorar la arquitectura financiera mundial, regional y nacional, incrementar el potencial productivo de la región y la reducción de las brechas de productividad, con especial énfasis en la innovación y las nuevas tecnologías, mejorar la posición de la región en la economía internacional mediante el comercio, la cooperación y la integración regional.

También señala el propósito de promover un pacto social mediante el aumento de la igualdad social, la reducción de los riesgos sociales y una mayor incorporación de la perspectiva de género en las políticas públicas; perfeccionar las políticas de desarrollo sostenible y la eficiencia energética y el enfrentamiento de las consecuencias del cambio climático; mejorar el desarrollo de instituciones relacionadas con la gestión de los temas globales y transfronterizos y el suministro de bienes públicos a nivel regional.