La audiencia preliminar del caso Curuguaty, la matanza de campesinos y policías de junio de 2012 en Paraguay, fue postergada una vez más por la jueza encargada debido a que el bebé de una de las acusadas permanece internado en un hospital.

La jueza Yanine Ríos tomó esa decisión tras el pedido de la defensa, que expuso que el bebé de una de las acusadas está ingresado en un centro hospitalario, por lo que la madre no pudo asistir a la audiencia en el Palacio de Justicia de Asunción.

Doce campesinos de Curuguaty (nordeste) se enfrentan a la apertura de un juicio penal por los sucesos del 15 de junio de 2012, que ocasionaron una semana después la destitución por el Parlamento del presidente Fernando Lugo.

Tres de los imputados por la Fiscalía son mujeres, dos de las cuales acuden a la audiencia con sus hijos de pocos meses, aún lactantes.

La jueza Ríos fijó la nueva jornada de la audiencia preliminar para mañana, miércoles, según publica hoy la agencia EFE.

Seis policías y once campesinos fallecieron el 15 de junio de 2012 en un tiroteo durante una operación policial de desalojo de "sin tierras" de una finca de Curuguaty cuya propiedad se disputan un empresario y el Estado paraguayo.