Asunción. El gobierno paraguayo ordenó este lunes intensificar operativos policiales en la zona norte del país para capturar a la banda que secuestró durante tres meses a un ganadero, en un incidente que despertó alarma por la creciente inseguridad.

El presidente Fernando Lugo dijo que su gobierno no descansará hasta capturar a los responsables del plagio y anunció que las fuerzas de seguridad coordinan nuevas acciones en la zona, donde bosques sirven de refugio a bandas que se dedican al secuestro y narcotráfico, aunque no dio detalles.

Según medios locales, decenas de policías especializados fueron desplazados al norteño departamento de Concepción donde Fidel Zavala, de 45 años, fue secuestrado por el Ejército del Pueblo Paraguayo, un pequeño grupo de extrema izquierda al que las autoridades acusan de otros plagios y ataques en la zona.

Tras el secuestro de Zavala arreciaron las críticas de la oposición contra el gobierno de centroizquierda liderado por Lugo, al que acusaron de no tomar medidas adecuadas para frenar la inseguridad en una de las zonas más pobres del país.

"Este gobierno está coordinando acciones que se harán con policías y militares en la zona (...) van para quedarse para que el norte olvidado sea un norte progresista y desarrollado", dijo Lugo a periodistas tras visitar a la familia Zavala.

"Este tipo de violencia tiene que terminar en el país, estos grupos criminales tienen que estar en el lugar que les corresponde", agregó.

Zavala, fue liberado la noche del domingo cerca de su hacienda, ubicada a unos 500 kilómetros de Asunción. El ganadero había sido secuestrado el 15 de octubre por un grupo fuertemente armado que irrumpió en su propiedad y luego lo mantuvo cautivo y escondido en el bosque.

Un hermano confirmó que se pagó un rescate pero no divulgó el monto, que según medios locales sería de US$550.000.

Imágenes de televisión mostraron al ganadero con una larga barba y varios kilos menos, pero con buen ánimo, en el momento que lo recibió su familia, entre lágrimas y sonrisas, en Asunción.

El Ministerio del Interior ofreció una recompensa de hasta US$100.000 por información que lleve a la captura de los integrantes del EPP y alertó a países vecinos sobre la posible fuga de los mismos.

Las autoridades creen que el EPP está integrado por personas buscadas por participar del secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente Raúl Cubas (1998-1999) hace cinco años, y otros plagios.

La fiscalía paraguaya sostiene que los líderes del grupo, que secuestró a Cubas, algunos ya detenidos, fueron asesorados por hombres de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).