Todas las formaciones políticas con representación en el Congreso de Chile han hecho este lunes un llamamiento a la unidad frente a la crisis de la pandemia del coronavirus tras haber mantenido una reunión con las autoridades del Colegio Médico chileno.

"Este no es el momento para la división. Hacemos nuestras las propuestas del colegio, necesitamos medidas urgentes y drásticas (...) No hablamos de medidas particulares, pero eso requiere revisar el calendario electoral de este año", ha enfatizado el presidente de los democristianos, Fuad Chahin.

En la misma dirección se ha expresado el líder del Partido Socialista de Chile, Álvaro Elizalde, quien ha señalado "cómo otros países que no actuaron con celeridad están pagando los costes".

"El plebiscito tiene que hacerse, pero la fecha tendrá que evaluarse en base a consideraciones de carácter técnico", ha dicho Elizalde, en consonancia con lo que ha expresado el dirigente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, quien ha apuntado "que es evidente que los eventos electorales hay que reprogramarlos", puesto que "todos los informes indican que para la fecha del plebiscito" Chile estará "en el pico de la enfermedad".

Más de 14 millones de chilenos estaban llamados a acudir a las urnas el próximo 26 de abril para votar el plebiscito constitucional en el que se decidirá la redacción de una nueva Carta Magna. La actual está vigente desde 1981, cuando el dictador Augusto Pinochet tomó el poder por la fuerza.

Esta consulta supone una de las principales reivindicaciones de la sociedad chilena que se echó a las calles el pasado 17 de octubre para exigir mejoras en la calidad de vida de la clase trabajadora y el fin de las políticas de austeridad de Piñera, cuya gestión provocó las fuertes críticas de la comunidad internacional debido a las numerosas violaciones contra los Derechos Humanos que se han denunciado durante las protestas.