Santiago. Luego de conocerse el informe que recomienda repetir el Censo de población del año 2012 en Chile, el director del oficial Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Juan Eduardo Coeymans, informó que pedirá una segunda consulta a un panel de expertos internacionales.

Luego de que se cuestionaran los resultados del Censo del año 2012, una comisión de expertos entregó este miércoles un informe donde aseguró que los datos son inviables para su análisis y recomendó repetir el estudio el 2015, pero con un cuestionario abreviado.

Ante esto, el director del INE aseguró que una solución de ese tipo es "muy radical", por lo que deberá pedir una segunda opinión, debido a los costos y esfuerzo asociados, por lo que pedirá a un grupo de expertos internacionales.

"Si un médico le recomienda amputarse la pierna porque tiene un tumor, ¿usted se amputa la pierna o pide una segunda opinión?", comentó Coeymans tras leer una declaración pública.

Para el Censo 2012 se gastaron US$60 millones, por lo que los costos de invalidar esos datos son excesivos aunque el director admitió que "si no hay alternativa menos dolorosa que la que recomienda la Comisión, habrá que repetirlo", afirmó.

En el informe de la comisión técnica se constató que hubo 9,3% de población que no fue considerada, concentrándose en distritos y tipo de personas determinadas, por lo que no podían sacarse conclusiones sobre la información recolectada.

Además, esto no permitiría tomar decisiones sobre políticas públicas respecto a la situación de determinadas localidades y grupos de población.

El Censo indicó que la población de Chile llegaba a 16.634.603, pero todas las proyecciones indicaban que esta estaba más cerca de los 17 millones de personas, lo que comenzó a generar dudas sobre sus resultados, además de múltiples críticas a su metodología que fueron surgiendo en los últimos meses. Las críticas al gobierno y al INE no se han hecho esperar, y desde la oposición han comentado la ineficiencia de las autoridades que han provocado este fracazo.

La candidata presidencial opositora, la ex mandataria Michelle Bachelet, señaló que "me parece que si hay una identificación de falencias que tienen que corregirse, me parece que tienen que corregirse, y si la recomendación de los expertos es que tiene que realizarse un nuevo Censo me parece que eso es importante, porque uno de los patrimonios más importantes que Chile ha tenido es la seriedad de sus datos", aseguró.

Por su parte, la candidata del oficialismo, Evelyn Matthei, aseguró que esta situación "demuestra la necesidad de tener instituciones mucho más independientes, con mejores profesionales, mejor pagados, en materias que son tan importantes como el Instituto Nacional de Estadísticas".

La crisis del Censo y el INE ya provocó la salida de su ex director, Francisco Labbé, y la llegada de Coeymans al puesto, quien como director interino inició la investigación para determinar los errores en la recolección de datos.