México, EFE. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, afirmó este lunes que de la reforma educativa depende "el futuro de México" y se mostró confiado en que el proyecto de ley del Servicio Profesional docente pasará el trámite del Senado como lo ha hecho en la Cámara baja "por encima de presiones e intereses de grupo".

En un discurso con motivo de su primer informe de gobierno desde que asumió el poder el 1 de diciembre pasado, Peña Nieto destacó que la aprobación de dicha iniciativa es "trascendental para lograr la calidad de la educación".

Tras varias semanas de manifestaciones de miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que se oponen a la evaluación obligatoria, el mandatario confió en que el Senado "pronto" discuta y apruebe la norma, una de las tres en las que se sustenta la reforma.

"La democracia respeta las minorías", pero éstas deben respetar la democracia y a sus instituciones, afirmó el gobernante, al aludir a los grupos que se oponen a la reforma y que en las últimas semanas han generado caos en la capital mexicana con sus protestas y bloqueos.

Admitió que "buena parte de quienes se oponen a la reforma educativa", promulgada en febrero pasado, y a las tres leyes que permitirán su aplicación provienen de estados donde reinan la pobreza y la marginación, entre ellos Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Por ello anunció que el presupuesto de 2014 que presentará en los próximos días a la Cámara de Diputados incluirá un programa de enseñanza para entidades con mayor atraso educativo.

Con el apoyo de los maestros, padres y alumnos "llevaremos adelante la transformación educativa que México exige y necesita" para lograr una educación de calidad que permita a las nuevas generaciones tener "el más amplio horizonte de oportunidades".

Destacó que la "inmensa mayoría" de los 1,4 millones de maestros de educación básica y media superior "está dando clases, con vocación de servicio" y cumpliendo su misión con responsabilidad.

La reforma educativa "sigue adelante, lo digo con toda convicción porque en esta decisión va el futuro de México", afirmó Peña Nieto, quien resaltó que con ella "también ganan" los docentes, quienes ahora podrán ser mejores y ganar más por sus méritos y no por lealtades sindicales.

La CNTE, el sindicato que ha tomado las calles en las últimas semanas, se opone a Ley del Servicio Profesional Docente, una de las tres normas reglamentarias de la reforma educativa, porque otorga un "carácter punitivo" a las evaluaciones.

Cuando entre en vigor, los maestros con contrato definitivo quedarán fuera de la docencia si no pasan los exámenes en tres oportunidades, mientras los de nuevo ingreso al sistema educativo público podrán ser despedidos si reprueban las evaluaciones.