Asunción, Xinhua. Horacio Cartes es uno de los empresarios más ricos de Paraguay y desde este jueves también el presidente de la República número 49 y la esperanza de millones de paraguayos.

Muchos lo ven como un modelo de éxito en sus empresas que luego trasladó al club de fútbol Libertad, que presidió y al cual catapultó a los primeros planos del balompié local y continental.

"Si me equivoco, voy a comer polvo, pero no me quiten el sueño", dijo tiempo atrás Cartes sobre su futuro político.

El gobernante pretende llevar ese modelo a la política para dotar de eficiencia y éxito al gobierno.

Su gabinete es una "selección nacional" marcada por un perfil técnico alejado de lo político, de acuerdo con sus palabras.

La carrera política de Cartes fue meteórica.

Hace cuatro años se afilió al Partido Colorado (conocido como Administración Nacional Republicana, ANR) cuando este histórico grupo estaba fuera del poder por primera vez en seis décadas.

"Me afilié a la ANR porque me encanta, aunque probablemente la gente no quiera afiliarse, tras su caída", indicó.

Luego de conformar un grupo propio en la ANR, el Movimiento Honor Colorado, el año pasado se impuso fácilmente en las elecciones internas y el 21 de abril en las nacionales.

Sus negocios se centran en el sector financiero, tabacalero y ganadero. Cartes ha recibido cuestionamientos por el origen de su fortuna y acusaciones públicas sobre lavado de dinero y hasta vínculos con el narcotráfico. Sin embargo, ninguna de ellas fue probada en la justicia.

Nacido en Asunción el 5 de julio de 1956, Cartes se crió en la capital y estudió en colegios tradicionales asunceños. Siendo adolescente, empezó a colaborar con su padre en el negocio de importación de repuestos para aeronaves Cessna.

Después, viajó a Estados Unidos para cursar una carrera técnica de motores aeronáuticos.

Al regresar se metió de lleno en el mundo de los negocios a nivel financiero y luego en la producción y comercialización de tabaco.

Actualmente, se estima que tiene la mayoría accionaria en al menos 25 empresas, entre ellas un banco, una fábrica de bebidas y establecimientos ganaderos.

Poco después de lanzarse a la arena política, Cartes debió aclarar que no estaba involucrado al narcotráfico, a solicitud de la propia ANR.

Esto, luego que el presidente uruguayo José Mujica hiciera mención a la influencia del "narcocoloradismo" en la política paraguaya, en alusión directa a Cartes.

"Estoy seguro de que la verdad gana, y el tiempo, para hacer el bien por el país, es ilimitado", dijo en ese entonces.

De estilo desafiante pero cultivador de un bajo perfil, Cartes es separado y tiene tres hijos.

"No soy mediático, estoy en un círculo chico, en el club; la pasión de mi vida. Ahí me desenvuelvo", destacó el gobernante.

"No vine a ganar dinero, porque tengo. Y jamás Paraguay va a encontrar un boludo como yo, que se meta y no a recuperar", aseguró tiempo atrás en una entrevista radiofónica.