Lima. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) estarían buscando fortalecer a la guerrilla peruana de Sendero Luminoso, en un intento por expandirse en la región ante la cruzada del gobierno colombiano por combatirla.

Según un reciente informe de un diario colombiano, el fallecido líder de las FARC Raúl Reyes y otros jefes del secretariado del grupo dieron órdenes para entrenar a la guerrilla peruana Sendero Luminoso.

Al respecto, el ministro peruano dijo que "es evidente el nexo ideológico, ellos (las FARC) quisieran que hubiera otro tipo de nexos, transferencia de experiencia de entrenamiento (...) eventualmente le gustaría hacer una fuerza común".

"Es evidente también que en la frontera con Colombia hay un movimiento del lado de Colombia de miembros de las FARC que quisieran buscar sitios menos complicados que su propio país, por la eficacia con la que en Colombia están combatiendo el terrorismo", agregó.

El gobierno colombiano no se ha pronunciado hasta el momento acerca del informe.

Rey resaltó, además, que Perú y Colombia "trabajan estrechamente" para desbaratar algún vínculo entre las FARC y Sendero Luminoso.

Durante dos décadas, Sendero Luminoso luchó contra el Gobierno peruano con el fin de instaurar un Estado comunista en el país.

Pero tras la captura en 1992 de su líder y fundador, Abimael Guzmán, una facción remanente de Sendero Luminoso se convirtió en aliada del narcotráfico, que le provee armas, municiones y alimentos en el segundo productor mundial de cocaína detrás de Colombia.

Perú y Colombia comparten una frontera común de 1.626 kilómetros, en una región selvática considerada estratégica para el narcotráfico y el tráfico de armas destinados a grupos armados ilegales.

En su lucha conjunta contra el narcotráfico, ambos países realizan una vigilancia aérea binacional que según las autoridades ha permitido reducir los vuelos ilegales al servicio del tráfico de drogas.