El vicecanciller peruano, Fernando Rojas, destacó este domingo que en Perú y Chile existe un ambiente "muy sano y propicio" antes de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) emita una sentencia en el litigio por límites marítimos que enfrenta a ambos países.

"Todo el ambiente previo al fallo ha sido muy sano y así debe continuar y prevalecer. Somos países civilizados, sociedades respetuosas del derecho internacional y hemos ido al arbitraje de la corte porque así lo establecen nuestros compromisos internacionales", declaró Rojas a la agencia oficial Andina.

El vicecanciller señaló que esto, y las múltiples iniciativas para incentivar las medidas de confianza mutua, como la reanudación del mecanismo de diálogo político entre cancilleres y ministros de Defensa, conocido como "2+2", constituye "un mensaje de madurez" que las autoridades de Perú y Chile le dan a sus ciudadanos y a la comunidad internacional.

Destacó, asimismo, que a lo largo del proceso ante la CIJ, que culminó el diciembre pasado con la presentación de los alegatos orales, ninguno de los dos países propició fricciones o enfrentamientos.

El vicecanciller puso de ejemplo la visita que hicieron en mayo pasado a Santiago ocho ministros peruanos para reunirse con sus pares chilenos, en el marco de la primera reunión del Consejo de Integración Social (CIS) entre Chile y Perú.

"De lo que se trata es de fortalecer el criterio compartido de que el fallo es inapelable y que debe ser ejecutado, cualquiera sea su resultado", enfatizó.

Rojas también dijo que en los días que restan para conocer la decisión de La Haya, que debe anunciarse a mediados de julio próximo, Perú debe mantener la misma actitud de "optimismo y de confianza".

"Se ha demostrado que somos un país respetuoso del derecho internacional y que hemos recurrido a una instancia arbitral jurisdiccional para que nos resuelva un tema de la mayor importancia para nosotros. Confiamos en que el fallo va a atender nuestros planteamientos", acotó.

El vicecanciller ratificó que el fallo de La Haya le pondrá un punto final a las discrepancias por la delimitación marítima con Chile y permitirá fortalecer la agenda bilateral, "que es muy rica y tiene mucho contenido en diversos ámbitos", según precisó.

Después de varios años de plantear una negociación bilateral, sin obtener una respuesta positiva, Perú demandó en enero de 2008 a Chile ante la CIJ, para que ese tribunal establezca los límites marítimos bilaterales.

Chile sostiene que esos límites ya fueron fijados por sendos acuerdos firmados en los años cincuenta que para Perú sólo se refieren a temas pesqueros.