Lima, Andina. El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, Martín Belaunde, dijo esperar que la Mesa Directiva del Parlamento y la Cancillería coordinen para poner a debate en el pleno el Protocolo Complementario y Ampliatorio a los Convenios de Ilo, suscrito entre Perú y Bolivia.

Por medio de este acuerdo, el Perú otorgó a Bolivia una zona franca industrial y turística con acceso al océano Pacífico, sin soberanía.

En declaraciones a la Agencia Andina, Belaunde señaló que las notas diplomáticas que modifican el Protocolo Complementario y Ampliatorio a los Convenios de Ilo de 1992, suscrito en octubre del 2010, ya fueron aprobadas por la Comisión de Relaciones Exteriores, y solo se está a la espera de que pase a la agenda el Pleno.

Señaló que por tratarse de un asunto de interés internacional del país, considera comprensible y hasta necesario que la Mesa Directiva coordine con la Cancillería para ver la mejor oportunidad de poner en agenda este tema.

Ambas notas, indicó, renegociadas entre los años 2011 y 2012, modifican y hacen una serie de precisiones a los acuerdos del 2010 y dejan muy claro que se trata de un convenio de facilidades portuarias y económicas, sin ninguna cesión de soberanía.

En esa línea, se suprimió cualquier oportunidad de establecer en el puerto de Ilo un anexo de la Escuela de Guerra Naval de Bolivia.

Precisó que en el supuesto de permitirse la presencia de naves bolivianas, será de acuerdo a las normas del derecho interno peruano.

Asimismo, Belaunde Moreyra explicó que cualquier cooperación pesquera en el futuro con Bolivia, al amparo de estos acuerdos, solo podrán tener un carácter científico o académico, pero de ninguna manera económico.

"Que se entienda muy bien, en estos acuerdos no hay ninguna cesión de soberanía, son facilidades portuarias y económicas para que Bolivia pueda exportar e importar sus productos por el puerto de Ilo", refirió.

Asimismo, señaló que la zona franca y turística para Bolivia se mantiene por 99 años, pero con la indicación que si la mercadería boliviana se vende en el Perú, debe pagar impuestos.