Lima. Después de quince meses de trabajo la comisión investigadora de la presunta existencia de una red dedicada a las interceptaciones telefónicas en Perú aprobó la tarde del lunes su informe final.

Según consigna La República, en el informe se concluye las responsabilidades de Mercedes Cabanillas, en ese entonces titular del Congreso, y del primer vicepresidente Luis Giampietri.

El titular del grupo investigador, Oswaldo Luizar, detalló que el documento fue aprobado tras su voto dirimente, luego que hubiera dos votos a favor, dos en contra, y una abstención. Ahora todo el informe será discutido por el pleno.

Luizar aseguró que el documento carece de interés político y pidió que “la representación nacional también deje el cálculo político de lado y este informe sea aprobado en el más corto tiempo posible, para que las responsabilidades que se sindican en el informe puedan ser investigadas en las instancias que corresponden”, agregó, consignó la agencia Andina.

Sin embargo, los parlamentarios del Apra, que votaron en contra, presentarán un informe en minoría que exculpa a los dos involucrados. A esto se agrega que el fujimorista Rolando Souza, quien se abstuvo, elaborará un tercer documento.

Por su parte, Cabanillas rechazó tajantemente el documento y aseguró que se trata de “un informe cargado de intencionalidad política, no es un producto de ninguna investigación, simplemente es un armado de un intercambio de intereses políticos”.

El documento, informa la agencia, detalla que en el año 2006 durante su gestión como presidenta del Congreso, la legisladora contrató y tuvo contactos con la empresa Business Track (BTR), hoy implicada en casos de interceptación telefónica.