Lima. Corea del Sur entregó este jueves como donación a Perú ocho aviones militares que serán utilizados para operaciones de entrenamiento, vigilancia en la frontera y lucha contra la guerrilla, dijo el gobierno de Lima.

Las naves A-37B usadas y de fabricación estadounidense fueron entregadas al gobierno peruano por el viceministro de Defensa de Corea del Sur, Kim Joo Won, en las instalaciones de la Fuerza Aérea de Perú, ubicado en un distrito limeño.

"Estos aviones vienen a reemplazar parte de nuestro equipo aéreo y van ser utilizado para entrenamiento de nuestro personal, para vigilancia de nuestras fronteras, vigilancia en la Selva y por supuesto para el combate contra el terrorismo", dijo a periodistas el ministro peruano de Defensa, Rafael Rey.

El funcionario precisó que junto a las aeronaves, Corea del Sur entregó como donación ocho motores para recuperar cuatro unidades similares que tiene el país sudamericano.

"La donación alcanza los 66 millones de dólares, es una donación muy generosa. Además consiste en aviones que Perú tiene, sólo que los que tiene son de una antigüedad de 25 años y de los cuales muy pocos están operativos", afirmó.

El ministro de Defensa coreano refirió que la donación de naves refuerza las relaciones políticas de ambos países, que negocian desde el año pasado un pacto de libre comercio.

"Estamos seguros de que estas aeronaves serán utilizadas para fines de paz", afirmó a periodistas Kim Joo Won.

La inclusión de estas aeronaves a la Fuerza Aérea de Perú se produce en momentos en que Lima ha criticado las compras de armas realizadas por su vecino Chile, con quien mantiene un litigio en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por un diferendo por sus límites marítimos.

Los temas de seguridad y compra de armas han caldeado en los últimos meses los ánimos en Sudamérica, en medio de un polémico plan entre Estados Unidos y Colombia para que soldados del país norteamericano utilicen bases militares colombianas.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, un severo crítico de las políticas de Washington, dijo que el plan de Estados Unidos y Colombia "siembra la semilla de la guerra" en la región.