Perú alcanzó durante 2009 la meta de destruir 10.025 hectáreas de coca, con lo que se  impidió la producción de 72 toneladas de cocaína, sin embargo, a raíz del incremento en las nuevas plantaciones, este país podría convertirse en el principal productor de coca y cocaína.

El trabajo de erradicación de los equipos de Corah, oficina adscrita al Ministerio del Interior de ese país, logró destruir las hectáreas fijadas por el gobierno, sin embargo, si bien la erradicación continúa, los sembríos de coca siguen reapareciendo en zonas que no son los tradicionales centros de cultivo ilícito, según publica La República.

El incremento de coca ha sido detectado por las autoridades en la sierra del departamento de La Libertad y Cajamarca, y en la  selva de Cajamarca, Loreto y Pasco, lugares donde no llega la acción de los erradicadores de Corah.

Por la cantidad de sembríos surgidos estos meses, el Perú probablemente mantendrá el crecimiento sostenido de cultivos de hoja de coca de 5% registrado desde 2005.

Según el informe anual de las Naciones Unidas emitido en junio pasado, el  Perú registra 56 mil hectáreas de coca.