Los abogados Vicente Morales y Guillermo Ferreiro, que defienden a 11 de los 12 campesinos para los que el fiscal pide apertura de juicio oral, comenzaron hoy a argumentar las razones para su petición, en la segunda jornada de la audiencia preliminar, que concluirá mañana, según reportó la agencia de noticias EFE.

Seis policías y 11 campesinos murieron el 15 de junio de 2012 en un enfrentamiento armado durante una operación policial de desalojo de campesinos "sin tierra" en una hacienda de Curuguaty, en el noreste del país.

Ayer, en la primera jornada de la audiencia preliminar, que se retomó tras 41 días de receso, el fiscal Jalil Rachid solicitó el sobreseimiento de los campesinos Miguel Correa, Marcelo Trinidad y Juan Caballero, detenidos el 15 de junio de 2012 en el hospital de esa localidad y liberados a un mes del hecho.

En cuanto al resto de los imputados, Rachid los acusa de homicidio doloso y asociación criminal así como también de invasión de inmueble, delito éste que la defensa considera no imputable a sus representados mientras no se resuelva quién es el propietario de la finca.

Por los hechos de Curuguaty, el parlamento decidió formar juicio político a Lugo y lo destituyó siete días después de la masacre, en un proceso inusualmente veloz que la comunidad internacional calificó como golpe institucional.