El ex secretario General del Ministerio de Salud y ex director de la Región Metropolitana de Salud de Panamá, Luis Paquito Sucre, señaló que la contratación de médicos extranjeros debe ser la última opción que debe tener Panamá para resolver un problema vinculado al tema de la salud.

Destacó que antes de emplear médicos extranjeros se deben agotar todas alternativas, empezando por contratar y preparar al recurso humano nacional, para que sea el primero en llenar las plazas que estén vacantes, sobre todo, porque actualmente hay muchos doctores panameños que no tienen una plaza de trabajo, ni en el Ministerio de Salud ni en la Caja de Seguro Social.

Para Sucre, que actualmente se desempeña como médico de salud ocupacional, hay alternativas para cubrir la carencia de especialistas en el interior del país, sobre todo, porque en este momento a un médico que ejerce o vive en la ciudad capital no le resulta atractivo irse a trabajar a cualquiera de las provincias del país, debido a que no tienen ningún incentivo económico ni personal para trasladarse a esos lugares.

Sucre le dijo a la Agencia de Noticias Panamá que es totalmente viable que a todos los médicos que decidan irse a laborar al interior o áreas alejadas se les aumente un porcentaje de su salario y se le otorguen otros incentivos como pagarle la casa y la escuela de sus hijos.

“Si el gobierno no le da ningún tipo de prebenda o mejora salarial a estos profesionales no tendrán ninguna motivación para ir a ejercer al interior del país y entonces tendremos la urgencia de traer a profesionales extranjeros para que llenen estas plazas”, precisó Sucre.

Sucre destacó que la contratación de médicos extranjeros, además de ser un agravio para los profesionales panameños que están desempleados pone en riesgo la salud de la población, ya que no existe ninguna seguridad de que estos galenos cumplen con los requisitos nacionales para ejercer la medicina en el país, ya que nadie esta 100% de su formación.