Buenos Aires. En Argentina la carrera presidencial para 2011 ya está lanzada. A las aspiraciones del ex mandatario Néstor Kircher, en los últimos días se sumaron, no sin polémica, el vicepresidente, Julio Cobos, y el jefe del gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri.

El fin de semana, Cobos aseguró, en una entrevista con El Clarín, que le encantaría medirse en un eventual balotaje con Kircher, lo que desató controversia al interior de la Unión Cívica Radical (UCR), donde algunos pidieron que agilizara su salida.

El diputado radical Ricardo Alfonsín –hijo del caudillo argentino- dijo el lunes que si Cobos quiere ser candidato por la UCR en 2011, debe renunciar a su cargo de vicepresidente de la Nación. “En cualquier manual de política se señalaría como algo anómalo”, afirmó.

"El mismo Cobos dijo, hace algunos días, que entrado 2011 evaluará su renuncia, porque no se puede hacer campaña estando en la función pública como candidato de la oposición", agregó a La Nación.

 Y aunque este martes bajó el tono de sus críticas, insistió en que sería una situación “anómala” que Cobos formara parte del gobierno de Cristina Fernández e hiciera campaña por una fuerza política distinta, el Acuerdo Cívico y Social, del que la UCR forma parte.

Además, advirtió que todavía es prematuro anticipar si Cobos será finalmente el postulante del bloque, aunque admitió que "mayoritariamente tiene acompañamiento en el radicalismo", según consigna El Cronista.

Cobos fue convocado en 2007 a integrar la fórmula de Fernández, en el marco de la iniciativa política de transversalidad que impulsaba el kirchnerismo.

Pero se distanció del oficialismo luego de que su voto, como presidente del Senado, hiciera fracasar el proyecto oficialista para incrementar los derechos de exportación agrícola.

Macri se suma a la grilla.  En tanto, el jefe de la capital argentina también confirmó su interés por enfrentar en un eventual balotaje al ex mandatario Néstor Kirchner en las presidenciales de 2011.

"¿Quién no quiere ir a una segunda vuelta con Kirchner?", se preguntó Macri.

"Estamos construyendo una candidatura. Obviamente que el sueño del pibe sería enfrentar a Kirchner, que no puede ganar nunca una segunda vuelta", dijo, en declaraciones a La Nación de Buenos Aires.