El presidente Sebastián Piñera acusó "populismo y demagogia" de los candidatos presidenciales, y garantizó que no habrá intervencionismo electoral en esta campaña. Pese a ello, exhortó a los intendentes y gobernadores -citados a una reunión de trabajo en La Moneda- a defender la obra del Gobierno "con la frente en alto".

En el discurso inaugural de una jornada con estas autoridades regionales, el Mandatario hizo un extenso discurso donde repasó los avances de gobierno, las tareas que faltan y envió un mensaje marcado por el período electoral que atraviesa el país.

En este sentido, dijo que hay una campaña donde han predominado "cantos de sirena" y "frases para la galería" por parte de "candidatos que prometen cosas que ellos saben imposibles". En este escenario, señaló, "mientras más demagogia haya, con más seriedad actuará este gobierno".

Junto al ministro del Interior, Andrés Chadwick y el subsecretario de la cartera Rodrigo Ubilla, el Mandatario exhortó a los presentes a actuar "sin mordaza" y "con la frente en alto".

Pese a las acusaciones de intervencionismo electoral, aseguró que "es absolutamente legítimo que un gobierno comunique y defienda la obra con la que nos hemos comprometido y a la que hemos dedicado nuestros mejores esfuerzos". De ahí su llamado a que "apretemos el acelerador a fondo" en los meses que restan de gobierno.

Rayado de cancha. Sin embargo, fue enfático en rayar la cancha para que las autoridades regionales no caigan en actos considerados de intervencionismo, llamándolos a seguir gobernando "para todos los chilenos" sin favorecer ninguna candidatura. De todos modos, les indicó que pueden colaborar en las campañas fuera del horario de oficina, "sin comprometer recursos públicos, sin hacer uso de su cargo".

"Este es un gobierno que predica con el ejemplo, por ende, si se descubre que alguien está ocupando recursos públicos para favorecer una campaña, se debe informar. Este presidente gobernará para todos los chilenos hasta el último día de su mandato", insistió.

Rabia e impotencia. Luego el mandatario resumió ante la prensa, en el Patio de Los Naranjos, su mensaje a las autoridades regionales: No queremos intervención electoral, no queremos lo mismo que nos hicieron a nosotros, dijo, apuntando a la época en que la Concertación estaba en el gobierno.

"Yo personalmente recuerdo la rabia y la impotencia de ver cómo las autoridades de gobierno que debían gobernar para todos los chilenos se dedicaban a favorecer a una candidatura", aseguró, citando el caso de sus incursiones presidenciales de 2005 y 2009.

* Vea además en Nacion.cl: Chadwick reiteró su "arrepentimiento"
 ante crímenes de Pinochet