Santiago. El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, advirtió este viernes que no podrá satisfacer todas las demandas sociales en la primera parte de su gobierno en 2010 debido a que tendrá un presupuesto austero tras el fuerte déficit fiscal del año pasado.

Piñera, un multimillonario de derecha, asumirá el 11 de marzo por un período de cuatro años, tras vencer en las elecciones al candidato del bloque de centroizquierda, que por 20 años ha gobernado en Chile.

El empresario de derecha venció en las elecciones tras hacer promesas de "cambio" durante su campaña, en la que también anticipó estímulos a las empresas privadas para aumentar el empleo y potenciar el crecimiento.

Durante la designación de los futuros subsecretarios de su gabinete, Piñera dijo que en el 2009 Chile tuvo un déficit fiscal de 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB) o unos US$7.200 millones, que aseguró es uno de los más altos de la historia del país y "no repetible".

"Quiero reiterar hoy día nuestro compromiso con una política pública y fiscal sana, responsable, seria y sustentable, lo que significará un marco presupuestario austero para el año 2010", dijo Piñera durante la ceremonia.

Lo anterior, "nos obligará a priorizar las necesidades más sensibles de la gente, pero que no nos permitirá acoger todas las demandas de la ciudadanía, por justas y legítimas que ellas sean", agregó.

En noviembre, el Congreso chileno aprobó el último presupuesto del gobierno de la saliente mandataria Michelle Bachelet, que prevé un déficit fiscal de 1,1% en 2010, con un aumento del gasto público de 4,3%.

El mandatario electo se ha comprometido a crear 1 millón de empleos durante su gobierno.

La actividad económica chilena se contrajo cerca de 1,7% en 2009, en su primera recesión en una década debido a los efectos de la crisis global.

Los últimos indicadores muestran un repunte de la economía y para 2010 el Banco Central ha anticipado una expansión del PIB de entre 4,5 y 5,5%.

Lea además:

Piñera incluye sólo un miembro de la centroizquierda entre sus viceministros