Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo este viernes que entregó a cada ministro un "casco y un cronómetro" para iniciar la reconstrucción tras el devastador terremoto y tsunamis que golpearon al centro-sur del país hace dos semanas.

Piñera, que este jueves asumió el mando entre potentes réplicas y una alerta de maremoto, sostuvo hasta la madrugada del viernes su primer consejo de gabinete para avanzar en un plan de emergencia que anunciará en las próximas horas.

"Si antes íbamos a trabajar con urgencia, ahora vamos a trabajar con apremio. En nuestra primera reunión de gabinete le entregue simbólicamente a cada ministro un casco y un cronómetro", dijo Piñera a periodistas.

"El casco porque hay que reconstruir y el cronómetro porque hay que hacerlo muy rápido", agregó antes de tomarse la foto oficial con sus ministros en el palacio presidencial.

Al menos unas 500 personas murieron en el terremoto de magnitud de 8,8 y los tsunamis del 27 de febrero, que causaron daños estimados por hasta unos US$30.000 millones y dejaron a miles sin techo que desde entonces viven en refugios o carpas.

Piñera dijo que "hoy día vamos a anunciar un conjunto de medidas que tienen que ver con nuestro plan para enfrentar la emergencia, con nuestro plan para iniciar la reconstrucción ahora”.

Después de una ceremonia religiosa y una conferencia de prensa, Piñera tiene previsto reunirse durante toda la tarde con sus ministros, equipos de emergencia y de reconstrucción.

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, quien asistió al cambio de mando, dijo que la institución estudia destinar US$ 460 millones para la reconstrucción de Chile. La Corporación Andina de Fomento (CAF) comprometió US$300 millones en ayuda.