Santiago. El empresario Sebastián Piñera fue proclamado oficialmente como presidente electo de Chile y, al mismo tiempo, la revista  Forbes anunció que una vez que asuma oficialmente su cargo pasará a integrar el selecto grupo de los millonarios más poderosos del planeta.

El Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) chileno ratificó que el inversionista se impuso en la elección presidencial celebrada el 17 de enero con 51,61% de los votos frente al senador y ex mandatario Eduardo Frei, con 48,39%.

En la oportunidad, Piñera anunció que durante los próximos cuatro años pondrá “todos los esfuerzos, compromisos, dedicación y talentos que Dios me dio al servicio de esta causa, que sin duda es una causa grande y noble, y que debe buscar unir y no dividir a todos los chilenos”.

Pero no fue la única noticia en torno a Piñera. La revista Forbes anunció que el primer de derecha que tendrá Chile desde la caída del dictador Augusto Pinochet, en 1990, le permitirá avanzar al puesto 15 en su lista de millonarios más poderosos del mundo.

La revista Forbes recuerda que si bien cada mil millones de dólares viene acompañado su propia cuota de poder e influencia, existen pocas personas en el mundo que pueden mezclar el dinero, el poder empresarial y la habilidad política.

La fortuna de Piñera tenía un valor neto de US$1.000 millones cuando Forbes publicó su última lista, en marzo de 2009.

Otros dirigentes políticos también han aparecido en la lista de millonarios poderosos, como el alcalde de Nueva York, Michael Blooberg, que encabeza el último listado con una fortuna de US$17.500 millones y controlador de la empresa de comunicaciones Bloomberg.

También se encuentran el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que aparece en la segunda posición, y el primer ministro del Líbano, Saad Hariri, heredero de un multimillonario industrial y que figura en el quinto lugar.

Fideicomiso. Con el objetivo de evitar críticas al monto de su fortuna, el inversionista chileno ha anunciado que venderá su participación de 26% en LAN, la mayor aerolínea de América Latina, y paulatinamente se ha ido desprendiendo de otras empresas menores.

Además, ha anunciado que sus dineros serán manejados a través de un mecanismo de fideicomiso ciego, similar al que han utilizados otros políticos, como el propio Bloomberg.