Santiago. El presidente electo chileno, Sebastián Piñera, anunció la designación de las autoridades locales de las cinco regiones afectadas por el terremoto y posterior maremoto, al tiempo que dio a conocer el plan de reconstrucción de la zona centro sur del país.

Entre los designados figuran algunos altos ejecutivos de empresas y organismos privados, así como la alcaldesa de la ciudad de Concepción, Jacqueline van Rysselberghe, quien asumirá en una de las regiones más devastadas por la catástrofe.

Van Rysselberghe, quien ha sido una de las autoridades más críticas respecto a la labor del saliente gobierno de centroizquierda para enfrentar la crisis,  asumirá a la cabeza de la Región del Bío Bío, donde Concepción y el puerto de Talcahuano sufrieron graves daños.

Además, Piñera designó como intendente (gobernador) de la Región Metropolitana, que concentra cerca del 40% de la población del país, a Fernando Echavarría, ex presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CHCC).

El presidente del directorio de Aguas San Pedro, Rodrigo Galilea Vial, que además fue gerente general de Galilea S.A., firma dedicada a la ingeniería y la construcción, asumirá como intendente de la Región del Maule, que concentra el mayor número de las 800 víctimas.

Piñera también nombró a Rodrigo Pérez Mackenna, ex presidente de Deutsche Bank Chile, en la región de O’Higgins, y a Andrés Molina, presidente de la corporación CorpAraucanía, como titular de la región de la Araucanía.

Cuatro etapas. En la oportunidad, Piñera también detalló la estrategia que impulsará para enfrentar la catástrofe en la zona centro sur, asegurando que "éste no va a ser el gobierno del terremoto, sino el gobierno de la reconstrucción". 

En ese sentido, dijo que la primera etapa de plan, que denominó "Levantemos Chile", consiste en entregar ayuda humanitaria las familias damnificadas, y asegurar la rápida restitución de los servicios básicos y la conectividad vial. 

En una segunda fase, agregó, se encuentra la recuperación del aparato productivo, mientras que en una tercera fase se encuentra la reconstrucción de las ciudades y pueblos que resultaron destruidos por el terremoto.

Una cuarta fase, indicó, implica impulsar un cambio en el programa de gobierno, para "enfrentar  con mucha fuerza, con mucha eficacia y con mucha voluntad este nuevo desafío de reconstrucción". 

Piñera también anunció una "profunda modernización" del actual sistema de alerta de emergencias, que ha sido cuestionado debido a la demora en la declaración de maremoto.