Varsovia. Los gobernantes de Polonia dijeron el miércoles que la elección presidencial probablemente se realizará el 20 de junio, mientras estallaban protestas por el lugar en el que el mandatario Lech Kaczynski será enterrado.

Algunos polacos reaccionaron molestos ante los planes develados el martes de enterrar a Kaczynski y a su esposa María, quienes murieron en un accidente aéreo el fin de semana, en la catedral de Wawel, en Cracovia, un lugar reservado para los héroes de la nación, poetas y reyes.

Las protestas expusieron las primeras fisuras en un despliegue de unidad nacional que siguió al accidente y ocurren solo días antes de que líderes mundiales, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lleguen a Polonia para asistir al funeral que se realizará el domingo.

Un total de 96 personas murieron en el accidente del sábado cerca del oeste de Rusia, incluidos comandantes militares polacos, figuras opositoras y el gobernador del banco central.

Kaczynski y su séquito estaban viajando para conmemorar el aniversario número 70 de la masacre de más de 20.000 oficiales polacos por parte de la policía soviética secreta en el bosque de Katyn.

Decenas de miles de personas salieron a las calles de Varsovia para recibir su cuerpo de regreso a casa el fin de semana y hubo ciudadanos que esperaron en una fila por horas bajo la lluvia para poder observar los féretros de la pareja, los cuales estaban expuestos en el palacio presidencial.

Los planes para el entierro del mandatario provocaron una fuerte reacción.

El respaldo público a Kaczynski, nacionalista y euroescéptico, había bajado a 20% antes de su muerte y la idea de enterrarlo en un lugar reservado para la realeza y figuras históricas era odiosa para muchos.

"Apresurada y emocional". En una editorial de primera plana, el periódico Gazeta Wyborcza calificó la decisión de "apresurada y emocional". El director polaco de cine y ganador de un Oscar Andrzej Wajda, quien filma una película sobre la tragedia de Katyn, escribió al periódico pidiendo que el plan sea descartado.

El mandatario interino, Bronislaw Komorowski, presidente de la cámara Baja y candidato presidencial de la Plataforma Centrista (PO por su sigla original) del primer ministro, Donald Tusk, conversó el miércoles con los partidos políticos para agendar los comicios presidenciales.

Acordaron retrasar una decisión final hasta la próxima semana. Un importante funcionario del PO dijo que las votaciones probablemente se realizarían el 20 de junio.

Según la Constitución polaca, las elecciones deben realizarse en el plazo de 60 días desde la fecha del anuncio, y la demora le entrega al derechista Ley y Justicia (PiS por su sigla original) guiada por Jaroslaw, el hermano gemelo de Kaczynski, y al principal partido de izquierda SLD un tiempo adicional para elegir sus candidatos.

El candidato presidencial de SLD Jerzy Szmajdzinski también murió en el accidente aéreo.

Un portavoz del Ministerio de Salud de Rusia dijo que 64 víctimas del accidente han sido identificadas formalmente.

Los ataúdes de 30 personas llegaron a Polonia el miércoles, entre ellos el de Szmajdzinski, el presidente del Banco Central Slawomir Skrzypek y el viceministro de Defensa Stanislaw Komorowski, quien participaba de negociaciones con Estados Unidos por un escudo antimisiles.

Investigadores rusos revisan las grabaciones de la cabina de mando del avión estrellado y se espera que los resultados estén para fines de esta semana.

Numerosos jefes de Estado y de gobierno, incluido Obama, el presidente ruso Dmitry Medvedev y la canciller alemana, Angela Merkel, acudirán al funeral de Kaczynski y su esposa en Cracovia, lugar de monarcas polacos hasta fines del siglo XVI.

El Senado estadounidense efectuó un minuto de silencio el martes y aprobó de manera unánime una resolución para demostrar pesar por los muertos al pueblo polaco.