Santiago. Una fuerte polémica se desató en Chile luego de que se conociera un plan del presidente electo, Sebastián Piñera, para instalar un modelo colombiano de denuncia vecinal, con el que se busca reducir los niveles de delincuencia.

La iniciativa, revelada este domingo por el diario La Tercera, consiste en crear una red de 50 mil colaboradores voluntarios en seguridad ciudadana a nivel de barrios, quienes contarían con teléfonos celulares para avisar la presencia de delincuentes prófugos y de cualquier delito.

El sistema de informantes, que sería controlado por delegados comunales de seguridad ciudadana, fue conocido por Piñera y uno de sus colaboradores más cercanos, el senador Alberto Espina, durante una visita a Colombia en 2008.

La iniciativa del empresario de derecha fue rechazada por representantes de la centroizquierdista Concertación, la coalición que gobernó el país durante los últimos 20 años, según reseña en su edición de este lunes el diario chileno.  

"Colombia no es un modelo ejemplar a seguir. Recomendaría que se observaran otras experiencias internacionales de mayor éxito", dijo el diputado Felipe Harboe (PPD).

Harboe, quien durante el gobierno de Michelle Bachelet ejerció como subsecretario del Interior, entidad resposnable de la seguridad ciudadana,  consideró que una iniciativa de esta naturaleza puede derivar en represalias entre vecinos.

Otro ex subsecretario del Interior, el diputado demócratacristiano Jorge Burgos, estimó que la lucha contra la delincuencia debe focalizarse en las policías y los fiscales y no en la "autotutela".

"Todo lo que se parezca a Colombia en materia de seguridad lo vería 500 veces antes de aprobarlo", dijo.

Por el contrario, Espina defendió el sistema de denuncia vecinal y aseguró que "cuando uno llama al 133 (teléfono de emergencia policial) también está siendo un informante de la policía”.

El plan de seguridad de Piñera busca la recaptura de 1.104 asaltantes y narcotraficantes en "rebeldía", incrementar 10 mil carabineros en cuatro años, impulsar el uso de GPS para monitorear a autores de delitos y reformar el servicio de prisiones.

A pesar de que Chile exhibe una de las menores tasas de delincuencia en la región, la seguridad ciudadana es uno de los principales temas que preocupa a la ciudadanía y, como tal, fue uno de los ejes de la reciente campaña presidencial en la que se impuso Piñera.