Santiago. El cuerpo policial chileno de Carabineros creó las llamadas "patrullas étnicas" formadas por mapuches con el propósito de prestar servicios, mejorar las relaciones con las comunidades indígenas y disminuir la violencia en la zona, dijo este viernes el jefe policial José Luis Ortega.

El oficial dijo que suman 60 funcionarios capacitados en el idioma "mapudungu", listos para iniciar un programa piloto de integración en las comisarías de tres comunidades mapuche.

"Carabineros que hablan mapudungun, que son descendencia del pueblo mapuche, los vehículos son pintados de distinta manera, eso representa para una comunidad, un servicio preventivo distinto", afirmó el general Ortega.

El programa iniciará en las comisarias de los sectores de Padre Las Casas, Collipulli y Cañate, ubicadas en la Araucanía, a unos 700 kilómetros al sur de Santiago, la capital chilena.

Ortega explicó que esta unidad servirá "si hay que trasladar a un niño en estas patrullas, lo llevaremos. Si encontramos a mitad de camino a una persona que va a su comunidad, y no tiene locomoción y va cansado, no hay ningún problema en que estas patrullas le brinden apoyo".

Pero la iniciativa policial fue recibida con escepticismo y críticas por el werken (vocero) de la comunidad de Temucuicui, Jaime Huenchullán.

"Esa práctica solamente va a llevar a insertarse, a asediar más, a provocar a nuestra gente, yo creo que de ninguna manera va a ser bien visto por las comunidades", opinó Huenchullán.

Los mapuches son la principal minoría étnica de Chile con cerca de 1,5 millones de personas, según el censo del 2012.

Hace más de dos décadas,  los mapuches mantienen relaciones tensas y conflictos con el gobierno en demanda de la devolución de sus territorios usurpados el siglo XIX.

Las protestas y tomas de terreno han ocasionado múltiples enfrentamientos con la policía chilena, acusada de violaciones a los derechos humanos y el asesinato de más de una docena de jóvenes mapuches.