De "Lady Cristina" y "Conde Evo" terminó tratando la prensa española a los presidentes de Argentina y Bolivia, respectivamente, Cristina Fernández y Evo Morales.

Los calificativos, se dirigieron a cuestionar directamente las acciones y opiniones formuladas por los líderes latinoamericanos, quienes a juicio de los medios, terminaron reemplazando la presencia del presidente de Venezuela, Hugo Morales, quien no asistió a la cumbre celebrada en Madrid entre líderes de Latinoamérica y la Unión Europea, según Ambito Financiero

En el caso de Fernández, el diario El Mundo criticó el accionar de la presidenta argentina, que en 24 horas puso en agenda el tema de Las Malvinas a Reino Unido, el de justicia a España y el de inmigración a la Unión Europea, amén de su llegada con una hora de retraso a una cena ofrecida por los reyes de España e inumerables intervenciones ante la prensa congregada.

Las declaraciones de Cristina Fernández apuntaron a tratar el tema de la soberanía de Las Malvinas con Gran Bretaña,  su defenza al juez Baltasar Garzón suspendido por querer investigar los crímenes del franquismo y el trato que debiera dársele a inmigrantes latinoamericanos en Europa.

Respecto a Morales, sus apreciaciones dando a entender que el opositor Partido Popular de España pudo estar implicado en un golpe de Estado en su país también fue recibido con recelo. En la misma línea, ABC apuntó: "Líderes iberoamericanos usan una cumbre sin apenas contenido para atacar a España y a la UE".

También la prensa críticó el papel de Cuba en la cumbre, acusándosele de desprecio a los anfitriones y exigiéndoles que Europa deje de tratar a América Latina como una colonia. 

El diario catalán La Vanguardia considera que "el acuerdo de asociación con los países centromericanos (...) sí que ha justificado una cumbre", en una crítica velada a Fernández y Morales.