Madrid. La presidencia española de la Unión Europea criticó el jueves a un grupo de países del bloque, encabezados por Francia, por su oposición a reanudar las negociaciones de libre comercio con el Mercosur.

Los países protestaron este martes contra las discusiones, que se iniciarán en Madrid la próxima semana, y las calificaron de señal altamente negativa para el aproblemado sector agrícola europeo.

Sin embargo, el secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, declaró que los intereses de los estados miembros de la UE serían preservados durante las negociaciones con el Mercosur, que agrupa a Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

"Que se prejuzgue que el resultado de esa negociación va a ir en contra de los intereses de algún Estado miembro [de la UE] no nos parece razonable", dijo Laiglesia, cuyo país ocupa la presidencia rotativa de seis meses de la UE.

Austria, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Luxemburgo y Polonia tomaron la inusual iniciativa de emitir un comunicado conjunto para todo el consejo de la UE criticando la decisión. Rumania y Chipre se asociaron a la declaración, dijo un diplomático europeo.