Santiago. “Me voy por sobre todas las cosas muy orgullosa del país que somos”, afirmó la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, al dejar el palacio de La Moneda para dirigirse a Valparaíso donde entregará en la sede del Congreso la banda presidencial a Sebastián Piñera.

En su última actividad oficial en la sede de gobierno, la mandataria –luciendo un traje azul de dos piezas- se tomó la última foto con sus ministros y subsecretarios. Luego, subió al segundo piso del edificio para saludar desde uno de los balcones a las cientos de personas reunidas en la Plaza de la Constitución. Finalmente, bajó al llamado Patio de Los Cañones, donde habló brevemente.

La jefa de Estado señaló que deja el poder con “la confianza en lo que todos hemos hecho, poniendo el centro de la preocupación en la gente”.

Recordó que al asumir el gobierno, “hace cuatro años ingresé por la puerta que está a sus espaldas, y venía rodeada de niños pequeños, que simbolizaban que conmigo entraban los ciudadanos a La Moneda”

Agregó que “ahora voy a salir por la puerta grande, triste por el dolor de nuestra gente, pero también voy a salir con la frente en alto, satisfecha por lo que hemos logrado, tranquila porque hemos puesto todo nuestro mayor empeño por hacer las cosas bien”.

Aludiendo al hecho de ser la primera mujer en Chile en ser Presidenta de la República, sostuvo que “esta Moneda nunca más será la casa de los presidentes, sino la casa de los presidentes y las presidentas. Y eso también nos hace un país mejor”

Culminó agradeciendo a sus ministros y subsecretarios y, especialmente, a los funcionarios de La Moneda, y pidió que la despidieran con un “viva Chile”.

Michelle Bachelet salió del edificio, recibió los honores de la guardia de Palacio, y mientras la gente reunida en la Plaza de la Constitución cantaba la canción nacional, ella se acercó a la multitud para saludar.

Finalmente se subió al auto oficial para viajar hacia Valparaíso, donde se hará la ceremonia de cambio de mando.

Emoción de los ministros. En tanto, los ministros de Bachelet, al referirse al término del gobierno y de la Concertación - coalición que encabezó al país durante los últimos 20 años- dijeron sentirse orgullosos de haber colaborado en éste.

El ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar, señaló a TVN que “todo se termina en la vida, termina una historia y comienza otra historia. Haber participado después de una dictadura en la construcción de una democracia, en la coalición más duradera, de veinte años, en la historia de Chile y una de las más duraderas del mundo. Tener un país como lo dejamos, con fuerza, con instituciones, con economía, con lo social, con lo cultural, que resistimos un terremoto y nos dimos por entero. Eso te da un gran orgullo”.

Por su parte, el ministro de Transporte, René Cortázar, afirmó que “no cabe duda que en el país enfrentamos un desafío hacia adelante, que este ha sido muy doloroso para todos los chilenos, en un momento que tenemos que sumar fuerzas para sacar el país adelante y permitir que el país continúe progresando tal como lo ha hecho estos últimos 20 años”.

La ministra de Vivienda –quien junto al titular de Hacienda y de Cultura son los únicos que permanecieron en el gobierno los cuatro años de la administración de Bachelet-, Patricia Poblete, señaló que “hemos hecho una política pública preciosa, generamos un antes y un después en política de vivienda social, ha sido reconocida por todos, por lo tanto me siento muy contenta y muy orgullosa”.