El presidente Sebastián Piñera, junto a su esposa, Cecilia Morel, su gabinete de ministros y funcionarios de La Moneda, participaron este miércoles en una ceremonia litúrgica ecuménica en el palacio de gobierno en conmemoración de los 40 años del golpe de Estado.

El mandatario, al término de la ceremonia, reflexionó en torno al debate por las culpas y las recriminaciones políticas: "(Quiero) decir algo que yo sé lo sienten en el corazón todos y todas los chilenos y chilenas de buena voluntad. No tenemos derecho como generación a traspasar a nuestros hijos y a nuestros nietos los mismos odios y las mismas querellas que dividieron y tanto dolor causaron las generaciones que nos antecedieron".

"Desde ese punto de vista, el mejor legado que podemos entregarle a nuestros hijos no es simplemente traspasarles esos odios y querellas, sino que legarles un país reconciliado y en paz. Y yo estoy seguro que la inmensa mayoría de los chilenos siente que esa paz y esa reconciliación son necesarias y que llegó el tiempo después de 40 años, no de olvidar, pero sí de superar los traumas del pasado", agregó.

Insitió en que "después de todo en el perdón cristiano hay tres condiciones: el arrepentimiento, el firme propósito de enmendar y la voluntad de reparar el daño causado. Y yo estoy seguro que en la inmensa mayoría de los chilenos existe ese arrepentimiento, existe la voluntad de enmendar las conductas y existe también la voluntad de reparar el daño causado. Y, por lo tanto, no podemos dejar que pequeñas pasiones y pequeñas diferencias impidan a nuestra generación, que nos toca la responsabilidad de vivir el presente, ser la generación que logra por fin después de 40 años hacer de Chile un país reconciliado y en paz".

Las culpas del golpe y de los crímenes de Pinochet. Piñera partió señalando que "nunca debemos atentar contra nuestra democracia y nuestra sana convivencia. El quiebre de nuestra democracia sin duda fue responsabilidad de muchos, pero muy especialmente de aquellos que incorporaron la violencia, no respetaron el Estado de derecho y quisieron imponer sus puntos de vista sobre los demás".

En torno al debate por los crímenes del régimen de Augusto Pinochet y los culpables de estos, comentó: "Lo que ocurrió después, y particularmente las graves, reiteradas e inaceptables violaciones a los Derechos Humanos, son responsabilidad de quienes las cometieron y de quienes los ordenaron a atropellar los derechos humanos, pero también de los que pudiendo haber hecho más, que tenían cargos de responsabilidad, influencia o investidura, simplemente no lo hicieron".

Interpelación a ex mandatarios. En otra parte, y en un comentario que alcanzó a sus antecesores en La Moneda, Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, hizo un llamado "a todos los chilenos y chilenas, pero muy especialmente a quienes tenemos responsabilidades especiales, a los que ejercer cargos de elección popular, a los que ejercieron cargos de elección popular y muy especialmente a los cuatro ex presidentes que tuvieron la responsabilidad de conducir los destinos del país, que nos hagamos una sola pregunta. ¿Qué es más importante? ¿Lo que pasó cuarenta años atrás o lo que juntos vamos a hacer en los próximos 40 años?".

* Vea además en Nacion.cl: Ángela Jeria rechaza “capacidad de mentir” de Manuel Contreras