El Cairo, Xinhua. El presidente de Egipto, Mohamed Morsi, dijo este miércoles que se comprometerá con su propio mapa de ruta para construir un gobierno de coalición y establecer un panel para enmendar la constitución, advirtiendo en contra de cualquier otro escenario.

Indicó esto en su página de Facebook oficial esta tarde al expirar el ultimátum de 48 horas que el ejército dio a él y a sus rivales políticos para hallar una solución a la actual división.

"La visión de la presidencia es tener un gobierno de coalición con base en el consenso para realizar las próximas elecciones parlamentarias y formar un comité independiente para realizar enmiendas constitucionales que sean presentadas al próximo parlamento", dijo Morsi.

La presidencia renueva su propio mapa de ruta e invita a todas las fuerzas nacionales al diálogo para lograr una reconciliación nacional integral, dijo Morsi, señalando que "transgredir la legitimidad constitucional amenaza la desviación de la práctiva democrática del camino correcto".

"La legitimidad es la única garantía para la estabilidad y la resistencia a los actos de violencia", señaló.

El presidente en dificultades también advirtió en contra de otros escenarios que algunos tratan de "imponer" al pueblo egipcio.

Los egipcios están ahora esperando un comunicado que el ejército iba a emitir luego del fin del ultimátum.

El presidente de Egipto orientado al islam, que llegó al poder hace un año, enfrenta olas de protestas en todo el país que exigen su renuncia y elecciones adelantadas debido a su "mal desempeño", mientras que sus simpatizantes realizan congregaciones masivas también "para defender su legitimidad".

El asesor presidencial Ayman Ali dijo esta mañana que Morsi prefiere morir de pie como un árbol "que ser culpado por la historia y las generaciones futuras de arruinar la aspiración de los egipcios a la democracia".

Morsi señaló la tarde del martes que él "sacrificaría su propia vida" por el bien de la legitimidad.