Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, llamó el sábado a un diálogo para superar la crisis entre los poderes Legislativo y Judicial tras un fallo que restituyó a dos ex jueces de la Corte Suprema, al tiempo que descartó alguna injerencia del Gobierno en la decisión.

En un mensaje divulgado antes de una sesión bicameral extraordinaria del Congreso para rechazar la decisión judicial, Lugo expresó su preocupación respecto a la polémica medida que favoreció a ex jueces removidos por el Legislativo a través de un juicio político en el 2003.

Además, reafirmó su compromiso con el "equilibrio y recíproco control" entre los poderes "principios afectados" por el fallo.

"Reitero mi preocupación ante la crisis entre los poderes Legislativo y Judicial. Considero propicia la ocasión para reiniciar el diálogo para llevar adelante una profunda reforma del Poder Judicial sobre bases institucionales", dijo Lugo.

"Desmiento categóricamente cualquier tipo de insinuación de intromisión del Ejecutivo en competencias de otros poderes del Estado, en particular con relación a estas resoluciones de la Corte Suprema de Justicia que pretenden reincorporar a magistrados removidos (...)", agregó.

El mandatario respondió así a dirigentes de la oposición que lo señalaron como artífice del polémico fallo para frenar un posible juicio político en su contra, que legisladores del conservador Partido Colorado podrían impulsar por mal desempeño de sus funciones.

El conflicto se desató días atrás, luego que la Sala Constitucional de la Corte -integrada por camaristas tras una serie de inhibiciones- fallara a favor de los ex jueces, quienes habían denunciado que no se respetó el debido proceso durante el juicio político que los destityó hace seis años.

Legisladores de todos los partidos señalaron que la Corte se extralimitó en sus funciones y rompió el equilibrio de poderes. La Comisión Permanente del Congreso -en receso hasta marzo- emitió una resolución que repudió el fallo y lo calificó como un golpe a la institucionalidad.

Lugo, quien ha tenido frecuentes roces con el Congreso de mayoría opositora a lo largo del 2009, no ha podido lograr un consenso con el Legislativo sobre la designación de dos cargos vacantes en la Corte Suprema, compuesta por nueve ministros.

El asesor jurídico de la Presidencia, Emilio Camacho, dijo que un equipo de especialistas estudia que medidas judiciales tomar contra fallo, que debe ser reparado.

La corte suprema de Justicia se reuniría de manera extraordinaria el martes para tratar la controversia, según medios locales.