Lima. El presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció este lunes la disolución del Congreso al considerar que la cuestión de confianza solicitada más temprano por el primer ministro Salvador del Solar fue rechazada.

"Ante negación fáctica de confianza decidí disolver el Congreso y llamar a elecciones de congresistas de la República", dijo Vizcarra en un mensaje al país por televisión.

“Desde el Congreso se intentó impedir al primer ministro ingresar al hemiciclo, no se dio la prioridad que la cuestión de confianza merece y se eligió al primer miembro del tribunal exprés en una dudosa votación”, explicó el mandatario.

"Que sea finalmente el pueblo el que decida. El cierre que dispongo está dentro de mis facultades contenidas en la Constitución, dando fin a esta etapa de entrampamiento político. Que se defina en las urnas el futuro del país”, sostuvo el mandatario.

Vizcarra cuestionó el comportamiento del Congreso, de mayoría opositora, al señalar que "es claro que la obstrucción y blindaje (del Congreso) no cesan y no habrá acuerdo posible".

"El cierre que dispongo está dentro de mis facultades contenidas en la Constitución, dando fin a esta etapa de entrampamiento político. Que se defina en las urnas el futuro del país”, sostuvo el mandatario.

Mientras Vizcarra hablaba a la nación, el Congreso debatía la llamada "cuestión de confianza" presentada más temprano por el Ejecutivo.

Tras el mensaje del mandatario, los legisladores de la oposición dijeron en la sesión plenaria que presentarán una moción para acusar al mandatario de "incapacidad moral" y declarar su vacancia.

El Gobierno había presentado la "cuestión de confianza" para frenar la elección de nuevos miembros del Tribunal Constitucional que, de ser rechazada, permitiría al presidente Vizcarra cerrar el Congreso y llamar a elecciones legislativas.

Más temprano, el presidente del Congreso, Pedro Olaechea escribió en Twitter que "de interpretarse negada la cuestión de confianza, y si se llegase a disolver el Congreso bajo esta lógica absolutamente falaz, el presidente Martín Vizcarra estaría incurriendo en una flagrante infracción constitucional".

"No permitamos que la Constitución sea transgredida", acotó Olaechea.

El mandatario acusa al Congreso de distraer la labor del Gobierno con varias interpelaciones a sus ministros y de empujar a la renuncia a miembros de su gabinete, con el voto mayoritario del partido de derecha de Keiko Fujimori que está detenida mientras la investigan por sospechas de lavado de dinero.

La última vez que un mandatario cerró el Congreso en Perú fue en 1992, cuando Albero Fujimori, padre de Keiko, alegó obstrucción en temas de seguridad y economía. Sus detractores afirman que fue para tapar investigaciones de corrupción.

Según la Constitución peruana, un presidente puede cerrar el Congreso y convocar a nuevas elecciones legislativas si el Parlamento rechaza dos veces el mecanismo constitucional de "cuestión de confianza" y respaldo a su gabinete ministerial sobre un proyecto de ley o política del Gobierno.

El Congreso ya despidió a un gabinete durante la presidencia de Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció en marzo del año pasado en medio de acusaciones de corrupción. Vizcarra, que era su vicepresidente, asumió el poder para completar el mandato gubernamental que culminará en 2021.

*Con información de El Comercio y Reuters.