Montevideo. El presidente interino de Paraguay, Federico Franco, quien llegó al poder tras la destitución de Fernando Lugo en junio de 2012, sostuvo este viernes que su gestión -que concluirá el 15 de agosto- se caracterizó por la "honestidad".

"Me voy exactamente con lo que traje, más mi salario", señaló Franco aludiendo al pronto fin de su mandato, según declaraciones procedentes de Asunción, la capital paraguaya.

"El 15 de agosto voy a salir y manejar mi propio vehículo y me voy a vivir a la misma casa donde estuve toda la vida", afirmó en conferencia de prensa tras una actividad oficial.

"Mi testimonio de vida ha sido de probada honestidad", enfatizó.

Aseveró que "la Fiscalía, el Senado, la Contraloría, la Auditoría General... nunca nadie encontró que haya tocado un solo centavo".

También desmintió las denuncias de que habría adquirido costosas propiedades durante su gestión.

"Esos que me adjudican tal o cual propiedad van a tener una gran sorpresa porque se van a tragar todo lo que insinuaron", sostuvo.

Por otra parte, pidió a Germán Rojas, jefe del equipo de transición del presidente electo Horacio Cartes, que formalice la denuncia sobre supuesta evasión millonaria en la Aduana.

Para Franco, si Rojas "sabe que se está llevando plata a su beneficio personal yo espero que haga la denuncia correspondiente".

Tras la destitución en junio de 2012 de Lugo como presidente vía juicio político, Franco asumió la jefatura de gobierno de manera interina para culminar el mandato y convocar a elecciones para el 21 de abril pasado, que a la postre ganó Cartes.